X
Iberostar tenerife - unicaja>

Víctima de sus propios errores

   

JOSÉ ANTONIO FELIPE | Santa Cruz de Tenerife

El Iberostar Tenerife fue preso de sus errores frente al Unicaja de Málaga. Los aurinegros, que se tuvieron que ver las caras con una de las mejores plantillas de la Liga Endesa, nunca parecieron estar cómodos sobre el parquet, a pesar de llegar a acercarse en el electrónico en varios momentos del encuentro.

Los de Alejandro Martínez tuvieron un pobre 32% de acierto en los lanzamientos de dos puntos, unido a un 27% en triples, porcentajes con los que resulta prácticamente imposible imponerse a un equipo como el malagueño.
En cambio sí consiguió el Iberostar Tenerife pelear debajo de los tableros hasta imponerse en la faceta reboteadora, pero no sirvió para que los de Joan Plaza pasaran apuros. A pesar de sus malas rachas, Unicaja dio siempre la impresión de tener controlado el marcador, que no el juego, tirando de unos jugadores de rotación de lujo que serían titulares en prácticamente cualquier equipo de la Liga Endesa.

Aún así, y como ejemplo del dominio total y absoluto de los verdes, Unicaja fue siempre por delante en el marcador desde el 0-2 que consiguió Fran Vázquez.

También ayer debutaron en el Santiago Martín Dan Kickert y Carl English con suerte desigual. El australiano valoró -3, tras fallar sus cinco lanzamientos, mientras que el escolta canadiense, máximo anotador de su equipo con 18 puntos, necesitó muchos lanzamientos para llegar a esa cifra.
Unicaja llegaba a la Isla tocado tras haber sido eliminado de la Euroliga a manos del Panathinaikos. Con la única baja de Rafael Hettsheimeier, Plaza decidió comenzar el encuentro cargando el juego interior de la mano de Fran Vázquez.

El lucense anotó ocho puntos en este cuarto, seis de ellos tras mate, facilitando, además, segundas opciones para su equipo. Así, con el Iberostar Tenerife algo desdibujado bajo la dirección de Ricardo Úriz, los visitantes consiguieron su primer ventaja importante (11-19) con la que acabarían los primeros diez minutos de encuentro.

El segundo cuarto sirvió para que el Unicaja consiguiera poner tierra de por medio con respecto al Iberostar Tenerife. A pesar de que los andaluces no estaban finos en el tiro y que Nico Richotti había conseguido secar a Ryan Toolson, siempre habían huecos por los que colarse en la defensa local.
Además, la irrupción en el encuentro de Carl English serviría para ilusionar al público, acaparar juego en su equipo y la atención de sus rivales, pero el estético juego del canadiense no fue demasiado efectivo durante el tiempo que estuvo en pista en la primera mitad.

Aún así, cuando la bocina señaló el tiempo de descanso, lo mejor era el marcador, con solo nueve puntos de desventaja para los locales (26-35).
Rachas enfrentadas

El Iberostar Tenerife vio como, tras el paso por vestuarios, no mejoró la situación. Un parcial de 0-9 a favor de Unicaja (29-46) pareció dejar sentenciado el partido, pero a los de Alejandro Martínez aún les quedaba capacidad para poder responder con contundencia.

La respuesta fue otro parcial, de 12-2, que permitió que los locales se situaran solo ocho puntos de su rival (40-48). Pero para conseguirlo, el CB Canarias había tenido que hacer un esfuerzo brutal, luchando contra las contínuas rotaciones de Joan Plaza y sus jugadores que aprovechaban para llevar el duelo a la parcela más física posible.

Así fue como Ryan Toolson, que mostró un mejor rendimientos en los dos últimos cuartos, aprovechó un triple para que la ventaja volviera a situarse por encima de los diez puntos al término del parcial (43-54).
Unicaja solo pudo anotar 4 de los 18 triples que intentó a lo largo de los 40 minutos, pero prácticamente todos llegaron en momentos clave de partido, cuando los tinerfeños conseguían acercarse en el marcador o, como Kuzminskas, en el último segundo de una posesión perfectamente defendida por el conjunto aurinegro.

Resultó paradójico, pero cuando más cansado estaba el Iberostar Tenerife, cuando el Unicaja más podía para aprovechar y lucir su nómina de jugadores, los de Alejandro Martínez mejoraron con respecto a los tres primeros cuartos.
La misma dinámica errática que había acompañado a varias fases del encuentro volvió a hacer acto de presencia, pero esta vez vino bien al cuadro local. Solo siete puntos de ventaja (47-58) llegaron a separar a ambos conjuntos, con unos minutos de Jesús Chagoyen en los que el gaditano, debido a la eliminación por faltas de Luke Sikma, echó mano de carácter para imponerse tanto en un aro como en el otro.

Pero con garra, casta y carácter no suele dar para ganar a equipos como el Unicaja, acostumbrado a tener que verse las caras con algunos de los mejores conjuntos del continente. Arropados en su asfixiante defensa, de la que mucho se quejó el público del Santiago Martín al considerar que los colegiados se equivocaron en demasiadas ocasiones, los de Plaza se agarraron a sus eternas posesiones para volver a poner una ventaja importante en el electrónico (50-63) que acabaría con los ánimos de resistencia locales.

El duelo se alargaría debido a las contínuas faltas personales antes de que Iberostar Tenerife y Unicaja de Málaga acabaran por firmar el 60-71 final tras cuarenta minutos de un encuentro feo para el espectador, que los visitantes siempre dieron la impresión de tener controlado en todo momento y que no sirvió para que los canaristas se acerquen, un poco más, al ansiado objetivo de la permanencia en la Liga Endesa.

La próxima cita será en San Sebastián, frente a Gipuzkoa, actual décimo clasificado de la Liga Endesa.