X
nombre y apellido > Luis Ortega

Manolo Sánchez – Por Luis Ortega

   

Unas doscientas obras de pequeño formato -límite de veinticinco centímetros con marco- firmadas por una treintena de artistas llenan el espacio de Arte Galería con sugestivas propuestas que van del realismo tradicional a las más variadas formas de expresión que, a caballo de los siglos XX y XXI, sucedieron al abstracto. La iniciativa de María del Mar Díaz consiguió que plásticos, caracterizados por los grandes formatos, posmodernos (minimalistas y barrocos), militantes de ismos históricos o por bautizar, paisajistas de pulso impresionista, militantes de la nueva realidad y creadores con una acreditada personalidad que demuestran siempre, al margen del argumento y la técnica. Antonio Alonso, Paz Barreiro, Merixell Barroso, Lola del Castillo, Ainhoa Díaz, Conrado Díaz, Mauricio Fundarena, Tomás García, Tomás Gil, Ana María González, Cristóbal Garrido, Miguel González, Felipe Hodgson, Francisco de Asís Leal, Victoria Martín, Carmen Moreno, Carmen Muruve, Texenery Mejías, Julio Padrón, Florentina Pérez, Ariam L. Pérez, Jorge Pérez, Ciro Romero, Úrsula Siemens, Maraví Tavío, Manolo Tegeiro, Ángeles Toledo, Dácil Travieso, Waldo Vinces y Eduardo Yanes componen un atractivo mosaico que, además de revelar las distintas y válidas vías que siguen en esta hora, expresan, contrapuestas y complementarias, las libertades personales de los creadores, la memoria y la imaginación que mueven su trabajo.

A propósito de la memoria, nos detenemos en Manolo Sánchez (1930), chicharrero afincado en La Laguna y que, a contracorriente -y como alternativa a las canónicas aguadas de Francisco Bonnín y González Suárez -lideró una renovación de la técnica en las décadas de los sesenta y setenta; volvió a recuperar en esta exposición de miniaturas, sus grupos humanos, formas que rozaban la abstracción antaño y que regresan libres de composiciones convencionales y en alineaciones paralelas o tangenciales con franjas de similar colorido. Se trata de una inteligente recapitulación sobre los logros de este histórico que conserva en plenitud la agilidad y tensión de la pincelada y la valentía cromática que le valieron un amplio reconocimiento dentro y fuera de Canarias. Dibujante de gran solvencia -ahí están sus vívidas plumillas que exceden el recuerdo y el documento -y con una trayectoria de medio siglo y más de cien muestras individuales, nos propone con lenguaje actualizado una lectura de las multitudes humanas como protagonistas anónimos de afanes, tristezas y esperanzas.