X
sociedad>

Más de 8.000 pacientes reciben asistencia social en los hospitales

   
Hospital Universitario de Canarias (HUC)

Hospital Universitario de Canarias (HUC). | DA

JOSÉ LUIS CÁMARA | Santa Cruz de Tenerife

Concebidos como un departamento más de la cartera de servicios de los centros hospitalarios, las unidades de Trabajo Social buscan mejorar la calidad asistencial del paciente durante su estancia en el hospital, tratando los efectos que la enfermedad puede tener en su vida cotidiana. En este sentido, tratan de dar respuesta a las dificultades que se le puedan presentar durante la hospitalización, y en su entorno familiar, para que puedan regresar en condiciones óptimas a su domicilio cuando reciban el alta hospitalaria.

En los últimos años, según reconocen desde el Colegio de Médicos de Tenerife, la crisis y la falta de recursos de muchas familias han “disparado” las atenciones que realizan estas unidades en el Hospital Universitario de Canarias (HUC) y el Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria (HUNSC), que solo en 2013 gestionaron más de 8.000 casos. La mayor parte de ellos, recalcan las mismas fuentes, estuvieron vinculados a menores y personas dependientes, aunque también realizaron numerosas gestiones para derivar enfermos a recursos sociales o sociosanitarios, o para asesorarles y ayudarles a conseguir algún tipo de prestación.

En cifras, según los datos aportados por la Consejería de Sanidad, en 2013 en el HUNSC se atendieron un total de 2.668 casos nuevos, aunque se llevaron a cabo más de 15.000 consultas, gestiones y actuaciones sucesivas. Mientras, entre el HUC y su Unidad Externa de Salud Mental se atendieron un total de 5.386 casos, de los que 5.316 fueron en el propio hospital. De igual modo, se produjeron más de 18.000 intervenciones socio-sanitarias, de las que un millar se tuvieron lugar en el área de Salud Mental del centro hospitalario. Entre las funciones que realizan estas unidades de Trabajo Social se encuentran la orientación a los pacientes en régimen de ingreso hospitalario o ambulatorio, así como a los usuarios sanitarios y sus familiares, atendiendo la demanda de los mismos, aclarando dudas, solventando problemas o necesidades, informando y asesorando sobre los recursos internos y externos, y gestionando prestaciones sociales y ayudas económicas.

Situaciones conflictivas
También aportan orientación en situaciones conflictivas (disfunción familiar, malos tratos, incomprensión o rechazo del paciente al diagnóstico, inmigrantes, personas sin techo, indocumentados, toxicomanías, menores en situación de riesgo o desamparo, etc), ayudando a los afectados en la aceptación y superación de estas situaciones.

La Unidad de Trabajo Social del Hospital de la Candelaria cuenta actualmente con 4 trabajadoras sociales, mientras que la del HUC está formada en la actualidad por 10 profesionales y un administrativo. Ambas desempeñan su labor, bien a petición de los profesionales sanitarios de los distintos servicios, del paciente o de la familia, así como de otras instituciones u organismos, como ayuntamientos, centros de salud, consulados y embajadas, ONG o el IASS.

Atención externa e individualizada
La actividad de las unidades de Trabajo Social de los hospitales se desarrolla tanto en las oficinas que poseen en el propio centro como de manera individualizada, ya que los trabajadores del servicio acuden a plantas de hospitalización, Urgencias y consultas, y también llevan a cabo otras gestiones externas cuando procede. “Se realizan los trámites para el traslado de pacientes a otros centros sanitarios especializados dentro o fuera de la comunidad autónoma, con compromiso de seguimiento hasta la prestación sanitaria solicitada”, explican desde Sanidad, donde recuerdan que también “se gestionan los traslados de pacientes dependientes a centros de larga estancia, tramitando los expedientes de solicitud de plaza a centros sociosanitarios a través del sistema de dependencia o del IASS, así como a residencias privadas, asilos de ancianos, centros de acogida, etc”. De igual modo, realizan un seguimiento de la problemática sociosanitaria de los pacientes, en coordinación con los servicios sociales de zona, centros de Atención Primaria y otros organismos e instituciones que tengan las competencias para la resolución de los mismos.