X
a babor > Francisco Pomares

Mentiras – Por Francisco Pomares

   

Nos dicen por todos lados que se acabó lo malo, que ya sólo es cuestión de tener un poco de paciencia, que estamos en los coletazos finales de esta crisis, y que a partir de ahora las cosas van a cambiar. No es verdad. Están mejorando algunos indicadores económicos pero la situación de muchísima gente no ha mejorado ni va a mejorar sustancialmente en los próximos años. Esta crisis fue una crisis de los bancos y de las Administraciones públicas. Durante siete años, los bancos y el poder se pusieron de acuerdo para resolver sus propios problemas. Muy en esencia, lo que se hizo puede ser descrito así: el gobierno español -lastrado por unos presupuestos muy deficitarios y una deuda cuya financiación disparaba el déficit- acordó con Europa resolver prioritariamente el problema de los bancos, a los que se inyectaron 32.000 millones con el rescate y algo más de 80.000 con otras medidas. A cambio, los bancos utilizaron ese dinero -recibido al uno por ciento de interés- para comprar deuda del Gobierno que el Gobierno les paga al cuatro por ciento. Con esos créditos España compró más deuda a los precios que exigía el mercado y evitó la quiebra. Aunque la deuda pública ha aumentado en estos últimos dos años y medio un tercio, hasta el billón de euros, y la famosa prima de riesgo (de la que nadie habla ya) se encuentra hoy exactamente -exactamente, sin coña- al mismo precio de cómo la dejó Zapatero, ese tipo que había llevado el país al desastre y hundido la economía.

Sin embargo, hoy la crisis se nos presenta como resuelta y superada. Para los bancos, sí. Ya podrían empezar a dedicarse a su negocio, que es prestar dinero, aunque les trae más cuenta seguir financiando a los Gobiernos antes que a los ciudadanos: pagan mejor. También está resuelta la crisis (es un decir) para el Gobierno de España: se ha conseguido reducir el déficit de los ayuntamientos y las regiones, aunque no sustancialmente el del Estado. Y eso que se ha apretado muchísimo a los ciudadanos. En uno de los grandes capítulos, las pensiones, con el recorte se espera un ahorro de 34.000 millones, que dará para pagar el rescate bancario. Este concreto gobierno presume de haber sacado a España de la crisis. Pero debemos 300.000 millones más que con Zapatero, y hoy pagamos la prima al mismo precio que pagaba él. Y se han creado cuarenta nuevos impuestos. Y hay más de un millón de parados más, y la pobreza ha crecido un cuatro por ciento, y la desigualdad social no cesa de aumentar. Todo lo que nos están contando es mentira. La mayoría no ha salido ni saldrá de la crisis. Aunque es cierto que algunos sí lo han hecho: precisamente quienes la provocaron.