X
nombre y apellido>

Musical IES – Por Luis Ortega

   

No es fácil cosechar unos aplausos tan cálidos y prolongados como los que sonaron en el Auditorio de Tenerife el último fin de semana. Premiaron el trabajo que, entre viernes y domingo, presentaron más de ciento setenta alumnos del sector público, matriculados en siete Institutos de Educación Secundaria: Alcalde Bernabé Rodríguez, El Chapatal, Teobaldo Power, La Laboral, Las Indias y el César Manrique de Formación Profesional, todos de Santa Cruz de Tenerife y el IES de Puntalarga, del vecino municipio de Candelaria. Promovido y patrocinado por el Cabildo Insular de Tenerife, llegó a su cuarta edición un ambicioso musical que, después de seis meses de preparación, en horas extraacadémicas, reúne las exigencias que exige un espectáculo de esta naturaleza y descubre el talento y el entusiasmo de solistas de magníficas condiciones y un numeroso conjunto capaz de cantar, bailar y actuar con convicción y naturalidad extraordinarias. Por otro lado, y después de tanta propaganda negativa sobre el nivel de nuestros estudiantes, pudimos comprobar el excelente nivel de inglés -idioma en el que interpretaron la mayoría de los cuarenta temas del programa- y la coordinación trabajada y cómplice que demanda un montaje tan complejo. Esta es una columna de nombres propios que, con contadas excepciones, se dedica a un colectivo que, en esta egoísta coyuntura, por voluntad y cohesión merecen todos los parabienes, En el descanso de una de las funciones de entrada libre -otras fueron para escolares exclusivamente- felicité al presidente insular, Carlos Alonso, por este inteligente patrocinio, que abre un espacio emblemático a las nuevas generaciones; y a José Luis Rivero, director del centro y del proyecto, por el nivel alcanzado en estos festivales, por la atención y el trato dispensado a los chicos, y por la disposición de todos los medios del recinto para un evento ya arraigado en la programación anual. También resulta imprescindible la mención de los profesores que, con tanta vocación y paciencia, adiestraron a un elenco tan numeroso, heterogéneo e inquieto: Rosana Schmunk, Melodie Pérez, Elena Feria, Ubaldo Pérez, Jep Meléndez, Juan Manzano y Maribel Cutillas. Por último, en esta columna que hoy toma forma de reseña apresurada, tenemos que lamentar una ausencia -la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias- que es tan notoria y antigua como el Musical IES y que resulta extraña y hasta paradójica para los entusiastas alumnos de la enseñanza pública a la que deben dedicar sus mejores afanes.