X
la esquina>

El paro que no cesa – Por Claudio Andrada Félix

   

El número de desempleados en Canarias subió en 1.947 personas (0,75%), por más que se argumente que con respecto al mes de marzo de 2013 haya bajado el 4,8%. Precisamente porque la realidad de las familias no encuentra bálsamo alguno para mirar al futuro con optimismo, y eso que las cifras son del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, que todos sabemos que se refieren a los inscritos en el Inem, números estos que suelen elevar su cuantía cuando entra en juego la Encuesta de Población Activa (EPA), que dibuja un panorama más real y oscuro sobre la cantidad de personas sin ocupación en todo el país.
Pero lo realmente grave de este balance de marzo con respecto a febrero es que delata una distribución del paro por sectores que tiende a cronificarse, o lo que es lo mismo, que hay apartados del producto interior bruto de las Islas que no parecen acordes con los resultados empresariales. ¿Cómo es posible que el sector servicios, especialmente ligado a nuestra primera industria -el turismo-, siga manteniendo casi 200.000 parados? ¿Es que los canarios y residentes en estas Islas no tienen la preparación suficiente para trabajar en el sector, o se puede extraer que los empresarios hoteleros siguen manteniendo el mismo personal aunque haya aumentado con cifras de récord el número de turistas? Los que pensábamos que potenciando el sector servicios -insisto, el turismo- e invirtiendo en formación específica para el mismo íbamos a desentumecer la parálisis de los miles de jóvenes que abandonaron las escuelas para dedicarse a la construcción, lo llevamos claro. No solo se mantiene el paro estructural en la construcción en cifras importantes (42.116) y de difícil solución, sino que hay otros parámetros como el de las personas Sin Empleo Anterior (17.330), los desempleados de la Industria (12.726) y en la Agricultura (6.165) que delatan que es precisa la intervención política decidida que resuelva esta contradicción que supone tener el mayor número de visitantes, representando casi el 30% del nivel de todo el estado, y acumular un paro con carácter crónico y sin perspectivas de solución. Que alguien me explique cómo es posible atender con calidad a mayor número de turistas con casi el mismo personal. Las cuentas no cuadran, y si es cuestión de formación, sinceramente no sé a qué se espera.