X
0pinión > Sergio García de la Cruz

Pornografía infantil en la red – Por Sergio García de la Cruz

   

La pornografía infantil no es para nada una cuestión de nuestro siglo o del siglo pasado, sino que debemos remontarnos muchos siglos atrás para encontrar su origen, demasiados, tantos como de historia tiene el ser humano; lógicamente esta va en paralelo con el concepto que existía sobre la pornografía infantil. En la actualidad podemos hacer mención de dos claros conceptos: uno nos lo da la Convención sobre los Derechos del Niño hecha en Nueva York el 25 de mayo de 2000 y ratificada por España que indica que es “toda representación, por cualquier medio, de un niño dedicado a actividades sexuales explícitas, reales o simuladas, o toda representación de las partes genitales de un niño con fines primordialmente sexuales”; y el otro, más reciente, la Directiva 2011/92/UE que señala que “es todo material que represente de manera visual a un menor participando en una conducta sexualmente explícita real o simulada, toda representación de los órganos sexuales de un menor con fines principalmente sexuales, todo material que represente de forma visual a una persona que parezca ser un menor participando en una conducta sexualmente explícita real o simulada o cualquier representación de los órganos sexuales de una persona que parezca ser un menor, con fines principalmente sexuales, o imágenes realistas de un menor participando en una conducta sexualmente explícita o imágenes realistas de los órganos sexuales de un menor, con fines principalmente sexuales”.En el año 2001 una organización no gubernamental puso en marcha un proyecto denominado Nymphasex, con el se pretendía investigar a grandes rasgos qué público consumía pornografía infantil y en qué cantidad, todo ello con el fin de realizar una campaña de concienciación ante este fenómeno. Se creó una supuesta página de pornografía infantil que, incluso, tenía chat en directo con menores y salones cerrados. Quince días duró el proyecto, los resultados fueron estremecedores: 6.000 personas visitaron la página. En una segunda fase del proyecto, durante el año 2002, las visitas ascendieron a 49.000.

Lógicamente en la primera fase a los buscadores no se les da casi margen ninguno para incluirla, pero en esta segunda fase, más amplia, sí. Pero en su mayoría el público provenía, básicamente, de dos países: Estados Unidos( 41,96 %) y España (37,34 %), por provincias: fueron Madrid a la cabeza con el 80 % de las visitas totales, le siguen Barcelona con un 8,40 % y Valencia con un 2,13 %. En España el Código Penal castiga dos figuras relativas de este fenómeno, por un lado la tenencia de material pornográfico infantil tipificado, delito que requiere la posesión para el propio uso de material pornográfico y que en su elaboración se ha utilizado menores o incapaces y el conocimiento y la voluntad de la tenencia de dicho material.
Y la otra figura la de difusión o distribución de material pornográfico infantil, si bien esta debe ser comprobable y reiterada ya que en caso contrario nos encontraríamos solo ante una tenencia.
Con la llevada de programas tipo eMule, surgieron multitud de imputaciones que se ajustaban, en principio, a la figura delictiva, por suerte el Tribunal Supremo ha ido delimitándola y evitando incurrir en automatismos derivados del mero uso del programa.

www.sergiogarciacruz.com