X
opinión>

Privacidad ‘versus’ seguridad – Por Sergio García de la Cruz

   

Benjamin Franklin decía que “quien prima la seguridad sobre la libertad no tiene derecho ni a la una ni a la otra”. Ahora piensen ustedes, ¿cuánta libertad estamos dispuestos a perder para ganar seguridad? Lo ideal es buscar el justo equilibrio, pero ¿y si lo que se busca no es tanto la seguridad sino que es la información? Por aquello de que quien tiene la información tiene el poder y qué mejor manera de derrocar a tus contrincantes, por ejemplo, entre políticos.

UKUSA es una alianza de varios países cuyo fin principal, entre otras cosas, es el de recopilar información por todo el mundo. Forman parte de esta: Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Nueva Zelanda y Australia. Su gran arma se denomina ECHELON (orejas), una de las mayores redes de espionaje del mundo. Con ella controlan millones de mensajes que se transmiten por el mundo, principalmente usando un filtro de palabras claves que circulan por: télex, fax, correos electrónicos, etcétera. El sistema de interceptación se realiza en su mayoría por satélite, en menor media mediante cables o por radio. Esta red ha tenido su reflejo en la gran pantalla a través de películas como: Echelon conspiracy, El ultimátum de Bourne, In ascolto y Enemigo público.

En el 2013, The Washington Post dio cuenta del programa Prism que llega desde los EE.UU. y de la mano de la Agencia Estatal de Seguridad, este revisa programas como Microsoft, Yahoo, Google, Facebook, PalTalk, AOL, Skype, YouTube, Apple o Dropbox. El carnivore es otro sistema americano utilizado por el FBI que se instala en los servidores por donde pasa la información que circula por Internet, esta maravilla de intromisión recoge toda la información en una especie de caja negra.

Después del atentado de las Torres Gemelas en el año 2001 todo cambió, el Gran Hermano se ha vuelto más devorador. EE.UU. aprobaba la Ley Patriota (USA PATRIOT Act.) con la que se endurecía el control sobre los ciudadanos en aras de luchar contra el terrorismo y abría la vía libre de pinchazos de teléfonos o de control de la correspondencia, se añadía también la obligación para las empresas de Internet de entregar todos los datos que les fueran requeridos de un sospechoso. Posibilidad de detención de cualquier extranjero sea residente o no con una duración máxima de siete días. Evidentemente, eran medidas muy duras y atentan contra los derechos del ciudadano, pero, lejos de acabarse o controlarse aumentan. El Parlamento Europeo en el año 2001 realizó un informe que decía que los sistemas espías de las características de ECHELON eran compatibles con el Derecho de la UE(algo curioso), y hacía dos precisiones: si el sistema se utilizase exclusivamente para fines de información, no habría ningún tipo de contradicción, pero si el sistema se utilizase de manera abusiva para espiar a la competencia, sería incompatible. Ilógico.

En la actualidad nos encontramos que Edward Snowden ha denunciado la vigilancia indiscriminada que se hace por parte de los servicios de seguridad, ante esto un eurodiputado británico llamado Claude Moraes prepara un informe sobre ello. La lucha ahora es reconocer (esta vez sí) que hay que proteger los derechos de los ciudadanos y conseguir un equilibrio justo entre seguridad y privacidad.

www.sergiogarciacruz.com