X
cuadernos de áfrica > Rafael Muñoz Abad

Sahara, aquella cuestión olvidada – Por Rafael Muñoz Abad

   

España es un país demasiado viejo en su concepción como para que pueda funcionar ergo muchas de nuestras soluciones suelen ser cobardes e irresponsables. Cual zaguero de un equipo de rugby, nuestra especialidad es la patada a seguir: echar el problema hacia adelante y que el tiempo lo desgaste, alguien lo solucione o simplemente se olvide. En eso somos los mejores y de ahí nuestro descrédito internacional. La truncada descolonización del Sahara y su posterior referéndum de autodeterminación es un cadáver en el maletero de la desacreditada e imberbe democracia que nos vertebra. Nos fuimos con la cola entre las piernas de El Aaiún y Villa Cisneros; dejando allí a muchos saharauis que portaban DNI y que se sentían más españoles que muchos rucios que no deberían tener el honor de serlo. Nuestra lamentable colección de ministros de exteriores, incluyendo en el elenco al amoral Felipe González, tripa agradecida donde las haya y amigo de ese socialismo de marketing con puño alto pero con reloj de posibles y camisa de firma, continua dando la espalda a un problema que -guste o no- es competencia de España.

Y es que bajo la legalidad internacional y a falta de un referéndum que continua siendo un espejismo en la hammada, aún somos la potencia administradora del territorio. No aporto nada al afirmar que los intereses económicos y geoestratégicos de París y Washington, respectivamente para con Rabat, son la losa que evitará el nacimiento de la República Árabe Saharaui Democrática ¿Cuál es la resilencia de una identidad nacional que ya suma varias décadas en un campamento olvidado del profundo sur argelino? Indolencias. El episodio más reciente de otra de las lamentables especialidades españolas, los jueces estrella con tintes políticos, ha sido el protagonizado por el juez Ruz. Aunque sólo por el simple hecho de refrescar la memoria histórica a los amnésicos que nos gobiernan, aplaudo la iniciativa del magistrado. Un país responsable que no estuviese gobernado por un rebaño de cobardes que sólo buscan rédito electoralista y que son incapaces de tomar decisiones de estado, ya habría encarado una cuestión, que [insisto] nos compete y moralmente nos desacreditará ante la historia.

*CENTRO DE ESTUDIOS AFRICANOS DE LA ULL
cuadernosdeafrica@gmail.com