X
puerto de la cruz>

Salud Pública no garantiza la completa desinfección del agua

   
Los vecinos siguen sin poder beber agua potable. | FRAN PALLERO

Los vecinos siguen sin poder beber agua potable. | FRAN PALLERO

GABRIELA GULESSERIAN |Puerto de la Cruz

Todo un récord. Es la primera vez que en Puerto de la Cruz, al menos en este siglo, unos 14.000 vecinos están 50 días sin poder beber agua del grifo ni utilizarla para preparar alimentos. Y todo indica que seguirán en la misma situación durante los próximos días dado que el Área de Salud de Tenerife “no garantiza su completa desinfección” porque los análisis que se efectúan a diario “todavía reflejan márgenes de turbidez excesivamente altos en algunos casos, por encima de lo legalmente establecido”.

Mientras tanto, los afectados siguen abasteciéndose de los bidones provisionales que Aqualia, la concesionaria del servicio, instaló en cada uno de los barrios Las Dehesas, La Vera, Las Águilas, San Antonio-Esquilón, Las Arenas, San Fernando y Taoro-Malpaís.

Así lo indicaron a este periódico fuentes del citado departamento, dependiente de la Dirección General de Salud Pública del Gobierno de Canarias, que añadieron que “se evalúan cada día los parámetros de calidad del agua de abasto del municipio para poder levantar la restricción, pero a día de hoy no tienen todavía datos concluyentes”.

Precisaron que las mediciones del agua se intentan someter a análisis de laboratorio ya que hay “alguna discrepancia” con las que proceden de los turbidímetros instalados por Aqualia. “Los de laboratorio son más precisos y hablan de una turbidez excesivamente alta en algunos casos y por eso no se puede tomar una determinación que implique dictar una nueva restricción a los pocos días. Debemos tener una cierta seguridad de que los parámetros legales se consiguen de forma continuada en el tiempo y no en un minuto determinado”, sostuvieron.

Las mismas fuentes dejaron claro que hasta que el sistema del filtrado entre en funcionamiento, se puede levantar la prohibición de forma provisional. “Pero para ello se tienen que cumplir con la legalidad, sobre todo teniendo en cuenta que lo que está en juego es la salud de los vecinos”, concluyen. “Nosotros tenemos una responsabilidad y no queremos precipitarnos en tomar una decisión que a día de hoy, por los indicadores, no son nada concluyentes para que se levante la restricción”. No obstante, subrayaron que vigilan esos indicadores y realizan analíticas junto con la empresa y están en permanente contacto con el Ayuntamiento.

Impacto en la salud
El Área de Salud de Tenerife se interesó por el posible impacto que ha tenido esta situación en la salud pública y de hecho, sus responsables visitaron el centro sanitario de La Vera concentrando a sus profesionales y a los del Casco-Botánico para que manifestaran “si habían detectado alguna expresión clínica por el uso inadecuada del agua”. Y aunque confirmaron que hubo algunos casos de gastroenteritis, “no son atribuibles directamente a las condiciones del agua”.

No obstante, desde esta Administración apuntaron que una vez que llegue a sus manos la lista que elabora la Plataforma Afectados por Aqualia de los perjudicados por la situación higiénico sanitaria, se contactará con los especialistas oportunos para determinar si hay alguna relación con el suministro del servicio de agua potable.