X
sanidad>

Sanidad invierte 16,5 millones desde 2011 para reducir la lista de espera

   
Brigida Mendoza Consejera de Sanidad

La consejera de Sanidad del Gobierno de Canarias, Brígida Mendoza. | DA

JOSÉ LUIS CÁMARA | Santa Cruz de Tenerife

Con más de 27.000 personas pendientes de pasar por el quirófano, Canarias es una de las comunidades autónomas con más pacientes en lista de espera, una problemática que se viene repitiendo desde hace más de una década. En los tres últimos años, sin embargo, la Consejería de Sanidad puso en marcha un plan de choque para intentar paliar esta situación, que incluía medidas como abrir los quirófanos en horario de tarde y contratar más personal. Bajo esa premisa, y según datos facilitados por la propia consejería en una respuesta parlamentaria, desde 2011 se han consignado más de 16,5 millones de euros para reducir las listas de espera. De ellos, la mayor parte (9,3 millones) se destinaron a los hospitales tinerfeños (el HUC y La Candelaria), mientras que para la Gerencia de Servicios Sanitarios de El Hierro no se consignaron gastos de esta naturaleza.

Desde la Consejería de Sanidad recordaron ayer a este periódico que “las razones por las que se asignan los presupuestos o partidas presupuestarias concretas responden a criterios técnicos (demanda asistencial, tipo de procesos, prioridades, dotación humana y técnica, histórico, etc) sumamente complejos, que no son fácilmente traducibles en unas líneas”. “No se puede reducir a una correlación entre la cantidad de euros que se destina y la cantidad de personas que está en lista de espera”, recalcaron las mismas fuentes. Y es que, según los datos de la Consejería, en 2013, por ejemplo, se consignaron 147.943 euros para este fin para el Hospital Universitario de Canarias, menos de la mitad de lo destinado para la Gerencia de La Gomera, donde apenas hay 93 pacientes en lista de espera.

Para el presidente del Colegio de Médicos de la provincia de Santa Cruz de Tenerife (Comtf), Rodrigo Martín, “hay muchas formas de presentar las listas de espera, pero deberían publicarlas tal y como las elaboran”. Y es que, según Martín, “la Consejería distingue entre pacientes estructurales y no estructurales, y es ahí donde radican las diferencias entre las cifras que presentan y las reales”. Así, para “maquilar” las listas, Rodrigo Martín asegura que Sanidad “deriva a muchos de esos pacientes estructurales a las direcciones de área, que a su vez contratan paquetes con clínicas concertadas”. “Mientras eso ocurre, esos pacientes han dejado de contar para la lista de espera oficial, porque en el caso de que no acepten operarse en esos centros concertados, pasarían a la lista de pacientes no estructurales o a la cola de la de pacientes estructurales. Con esta maniobra, que suelen realizar unos meses antes de que concluya el semestre, consiguen reducir enormemente las cifras”, denota el máximo responsable del Comtf.

En la misma línea que el Colegio de Médicos se manifiestan sindicatos como Satse y el CESM, y entidades como el Foro por la Sanidad y la Salud Pública, que incluso denunció ante la Fiscalía las listas de espera sanitarias. Para esta plataforma, el aumento de la esperas es “consecuencia directa de la política de recortes”, y ha supuesto un “deterioro de la salud”. En algunos casos ha provocado que algunos procesos patológicos se vuelvan irreversibles”, concluyen desde el foro.