X
el dardo >

Subvenciones aéreas – Por Leopoldo Fernández

   

La Comisión Europea ha dado el visto bueno a las ayudas acordadas por el gobierno de Canarias para incentivar la apertura de nuevas rutas aéreas, comunitarias o no, con destino al archipiélago. Estas ayudas, anunciadas por el presidente Rivero en el anterior debate sobre el estado de la comunidad canaria, se hallaban pendientes de la autorización de Bruselas, que la había demorado hasta la entrada en vigor, el pasado 4 de abril, del régimen de subvenciones públicas para aeropuertos y compañías aéreas. Con el fondo de desarrollo de vuelos creado en las islas, vigente para tres años y dotado con 10 millones de euros, el ejecutivo autonómico pretende diversificar los mercados emisores de turistas. Para ello amplía la conectividad de Canarias abriéndola -mediante vuelos regulares o chárter- a rutas de interés que no distorsionen el mercado, interfieran la operatividad de las compañías que operan en esos lugares o discriminen a las empresas que ya trabajan con los aeropuertos canarios. El gobierno autonómico publicará próximamente los destinos que pretende estimular, la frecuencia de los futuros vuelos, la capacidad mínima de los aviones y otros pormenores del correspondiente concurso público de ayudas, con el detalle de las subvenciones, que habrán de destinarse necesariamente al pago de tasas aeroportuarias en un porcentaje máximo del 50%.

Medidas similares han sido aplicadas en varias comunidades autónomas peninsulares, principalmente Cataluña y Castilla-León, sobre todo durante la temporada veraniega, con éxito relativo, y de las mismas se han beneficiado empresas chárter como Ryanair, EasyJet, Air Berlín y otras. Mientras duran las subvenciones, la mayoría de las compañías mantienen las rutas operativas, pero tan pronto terminan las suspenden o solicitan su prórroga. Se crea así una dependencia basada en el egoísmo y en la pura mejora del beneficio económico, con lo que no siempre se consigue la consolidación en el tiempo de los nuevos mercados emisores. El ejecutivo autonómico piensa en Rusia y otros países del este europeo y el oeste africano, además de en mercados tradicionales que vienen empujando, como Francia e Italia, para aplicar los incentivos. Lo lógico es que los nuevos destinos sean consensuado con lo más representativo del sector turístico, de modo que se atiendan las mejores posibilidades de crecimiento del mercado para los próximos años. Quizás sea un tanto exagerado calificar la autorización de las ayudas de “logro histórico”, como han dicho el portavoz del gobierno y el viceconsejero de Turismo, o anticipar que van a abrirse 50 nuevas rutas aéreas; pero si se actúa con inteligencia, la iniciativa rendirá grandes beneficios a Canarias.