X
ECONOMÍA >

Temor en el sector platanero por la llegada de una mosca invasora

   
Imagen de la mosca invasora sobre un plátano verde. / DA

Imagen de la mosca invasora sobre un plátano verde. / DA

MARÍA FRESNO| Santa Cruz de Tenerife

El sector platanero de las Islas se encuentra preocupado por la rápida extensión que ha tenido en Cabo Verde la llamada Bactrocera invadens o más conocida como mosca invasora que ataca a las frutas, especialmente al mango y al plátano. Esta plaga aún no ha llegado a Canarias, pero los plataneros temen que, si no se extreman las medidas de control en puertos y aeropuertos, se extienda también por el Archipiélago. Las principales asociaciones del sector ya han dado la voz de alarma y el Cabildo de Tenerife, a través de AgroCabildo, ha advertido a los agricultores de que si ven este insecto o alguno de los daños que provoca avisen a su cooperativa.

El director de calidad de la Cooperativa de Plataneros de Canarias (Coplaca), José Oramas, explicó que la entrada de una sola fruta infestada con esta plaga en las Islas sería “nefasto” para la agricultura canaria y, especialmente, para el sector del plátano, ya que se trata de una plaga de cuarentena, es decir, que su presencia en un territorio impediría la exportación a países en los que no se encuentra detectada la infección, “lo que sería terrible para el sector”. Por este motivo, Oramas insistió en la necesidad de que el Gobierno de Canarias, que ya está avisado, “tome conciencia” y adopte más medidas de control en las frontera, tal y como han hecho Madeira y Azores.

Como se propaga

La precaución debe ser extrema porque, a pesar de que el insecto es un “buen volador”, la entrada en los territorios se produce de la mano del humano, es decir, llevando los frutos contaminados de un lugar a otro. Así lo asegura Raimundo Cabrera, profesor del departamento de patología vegetal de la Universidad de La Laguna, quien ha elaborado una investigación específica sobre la Bactrocera invadens, donde detalla que la forma más probable de arribada a Canarias es por la introducción de material vegetal contaminado. “Existen varios vuelos semanales entre Canarias y Cabo Verde y otros países del norte de África”, por lo que es necesario que “los controles fitosanitarios sean, si cabe, más exhaustivos, porque cualquier material vegetal (frutas o semillas) en un equipaje puede provocar la plaga”.

La introducción de este insecto en Canarias tendría “graves consecuencias” para el sector hortofrutícola. Por un lado, explica Cabrera en el informe, los daños directos que causa esta mosca al fruto llegan, en el caso de los mangos, al 100%, y frecuentemente se sitúa en torno al 50% o 60%. En este sentido, compara el daño de este insecto con los causados por Ceratitis capitata, con la diferencia de que la Ceratitis es una plaga conocida que tiene sistemas de atajo conocidos, lo que no ocurre con la mosca invasora, “cuyos métodos de control son aún inexistentes”.

De hecho, explica Cabrera en su investigación, su control se hace difícil dado el carácter polífago, sus ciclos cortos y su capacidad de dispersión mediante el vuelo. “Los tratamientos químicos no han tenido eficacia”, destaca el profesor.

El insecto que ‘viaja’ en la fruta

La Bactrocera invadens o más conocida como mosca invasora es un insecto originario de Sri Lanka. En África se encontró en Kenia en 2003 y se ha dispersado por gran parte del continente. Esta plaga fue detectada en Mauritania en 2007, año en el que también llegó a la isla de Santiago, en Cabo Verde. El insecto ataca especialmente al mango, pero se ha encontrado también en la guayaba, papaya, tomate y plátano. Esta mosca es altamente invasora, polífaga y con alto poder reproductivo. Tiene consideración de plaga de cuarentena en la UE, por lo que su presencia en Canarias impediría la exportación del cultivo a países en los que no esté declarada la infección.