X
PUERTO DE LA CRUZ >

Los trabajos para mejorar la calidad del agua terminarán el 25 de julio

   
Personal de Aqualia toma muestras del agua para analizar. / S. MÉNDEZ

Personal de Aqualia toma muestras del agua para analizar. / S. MÉNDEZ

GABRIELA GULESSERIAN | Puerto de la Cruz

Los trabajos que realiza la concesionaria Aqualia en Puerto de la Cruz, para mejorar la calidad del suministro y terminar definitivamente con los problemas de turbidez, culminarán el 25 de julio. Así lo aseguró ayer el jefe de producción de la empresa, David Díez, durante una visita al depósito de La Montaña, a la que también asistieron miembros de la plataforma Afectados por Aqualia y representantes de las asociaciones de vecinos de los barrios con restricciones, como es el caso de Las Dehesas, La Vera, Las Águilas, San Antonio-Esquilón, Las Arenas, San Fernando y Taoro-Malpaís. Desde hace 59 días estos barrios no pueden beber agua potable ni utilizarla para preparar alimentos.

Esta era una de las demandas que había presentado la plataforma al grupo de gobierno (CC-PP) el 29 de marzo, día en que celebró la manifestación por las calles portuenses para exigir un “agua de calidad”.

La actuación, con un presupuesto de 479.450 euros, se inició el 28 de marzo y consta de la instalación de cinco filtros de arena de sílice de 2,5 metros de diámetro y tres de altura, de los cuales se utilizarán cuatro ya que uno servirá de reserva. Además, se incluye un nuevo bombeo para mejorar el abastecimiento a las zonas más elevadas, como es el caso de Piedras Blancas.
Díez, que también estuvo acompañado por el jefe de servicio de Aqualia en el municipio, Braulio Domínguez, explicó que de forma paralela se han instalado dos sistemas de medición de turbidez en continuo, ubicados en la salida de los depósitos de Mar Dulce y La Montaña, gracias a los cuales se podrá controlar el parámetro de turbidez durante las 24 horas. De este modo, se podrá actuar de manera inmediata ante cualquier aumento de la turbidez hasta que finalice la instalación de los filtros.

Los responsables de Aqualia confiaron en que Salud Pública levante en los próximos días la restricción en el consumo dado que los análisis realizados en las últimas dos semanas indican que no hay turbidez. No obstante, reconocieron que existen discrepancias con los realizados por el citado departamento, que solicitó a Aqualia que también realizara análisis diarios en un laboratorio acreditado, aparte de los que se hacen diariamente a través de los turbidímetros.

El depósito tiene una capacidad de 8.000 metros cúbicos y abastece a más del 70% de los afectados, aproximadamente, además de los hoteles ubicados en la zona del Taoro, el hogar Santa Rita y una clínica.

Una vez que culminen los trabajos, Mar Dulce quedará para el almacenamiento de agua mientras que el depósito de La Montaña servirá para abastecer a los usuarios. A este se sumará la Charca de La Vera cuando se inicie su reparación. En este sentido, Díez dijo que la fecha de inicio de esta obra depende del Ayuntamiento y la concejal de Sanidad, Antonia Domínguez, que también acudió a la visita y aseguró que se ultiman los trámites administrativos necesarios para iniciar los trabajos.

“Seguiremos dando caña”

Los vecinos afectados por la restricción siguen desconfiados. “La visita al depósito de La Montaña está muy bien, aunque nos hayamos enterado en el último momento y gracias a los medios de comunicación, pero el agua sigue saliendo sucia y los turbidímetros no son la solución, porque para ellos los análisis dan bien pero Salud Pública no dice lo mismo”, sostuvieron ayer. Por eso, hasta no ver la finalización de los trabajos y los resultados “no se quedarán tranquilos y seguirán dando caña”. Adelantaron que organizarán nuevas movilizaciones en breve.