X
En la carrera>

¿Un resucitado? – Por Domingo J. Jorge

   

Dice el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua que ‘resucitado’ es “aquel que muerto vuelve a la vida”. Pero como siempre, las definiciones, sobre todo en el siglo XXI, sirven para poco, si no se demuestran con hechos. Hoy hablar de resurrección, de la Resurrección de Jesucristo, o del resucitado, suena, para un importante número de personas, a Guerra de las Galaxias, o a Superman y otros héroes del espacio. Sin embargo, está ahí, hoy domingo se celebra en la Iglesia Católica la Resurrección de Cristo.

En La Laguna, con una gran carga histórica vinculada a la cultura cristiana, éste es un día grande. Los templos hacen sonar sus campanas y el blanco triunfa no sólo en el revestimiento de la liturgia, sino entre aquellos que asisten a la Misa de Pascua. Aún siendo esto así, hay que volver a que hoy vivimos el siglo XXI y si no se muestra con un botón, no se acaba de entender cómo es posible que se siga celebrando la resurrección de un ser, “algo que parece del medievo y que los curas se empeñan en meterle a unos pocos en la cabeza”, le escuché decir a un habitual de la plaza del Adelantado hace unos días en Aguere. Lo que este buen vecino opina, libre él, es algo que es normal que se plantee más de uno. Lógico. No, no me he vuelto loco. Mirando a Roma y al papa Francisco, el repite y repite que mimemos y cultivemos sobre todo las pequeñas cosas, que el evangelizar está en lo sencillo. No, y perdonen, nosotros nos empeñamos en abogar por lo recargado, lo sobrecargado, en la mayoría de los casos. Cuando digo ‘nos’, me incluyo, porque me siento muy en él, en el Pueblo de Dios. Y qué sencillo es el hecho de resucitar, Jesucristo sencillamente lo dio todo, cediendo a la muerte, y lo hizo como signo de entrega, con la humildad que siempre le caracterizó. Y sí, hoy se sigue resucitando. No como lo define la Real Academia, sino que en hechos de vida. Si no que me expliquen, cómo es posible que una familia de cuatro o cinco miembros, como las que conocemos, subsistan con 300 euros al mes, o con menos. Eso es resucitar todos los días. Eso es sentir la necesidad de la vida ante todo. Sí, ha resucitado.