X

Una veintena de inmigrantes permanece encaramado a la valla de Melilla

   

EUROPA PRESS | Melilla

Dos inmigrantes se encuentran subidos en lo alto de una farola y más de una veintena encaramados en la parte superior de la alambrada de seis metros de altura después de un intento fallido de entrar en Melilla de unos dos centenares de subsaharianos. Desde poco después de las 09.00 horas han logrado permanecer en las alturas de la valla, en una farola y en la barrera de hierro, mientras el resto han sido rechazados por las fuerzas policiales.

El intento de salto se ha registrado en la zona cercana a los Pinares de Rostrogordo cuando más de 200 subsaharianos se dirigieron al mismo tiempo hacia la doble valla, primero queriendo superar a las fuerzas de seguridad de Marruecos y posteriormente a las españolas. La mayoría fue repelido por los militares marroquíes mientras más de una veintena seguía hasta el mediodía en lo más alto del último obstáculo que les quedaba para alcanzar suelo español, según han informado fuentes policiales.

Además de la Guardia Civil y Policía Nacional en la parte española y las Fuerza Auxiliares de Marruecos en la parte marroquí, un helicóptero del Instituto Armado sobrevuela el lugar mientras las fuerzas de seguridad españolas intentan convencer a los subsaharianos de que bajen voluntariamente, pero por el momento hacen caso omiso a esta petición.

ANTECEDENTES EN LA FAROLA

Ya la semana pasada, en concreto el 28 de marzo, se produjo otra situación similar cuando un inmigrante que se encontraba subido a una farola situada junto a la valla que separa Melilla de Marruecos, a diez metros de altura, se tuvo que bajar voluntariamente después de más de cuatro horas en lo más alto. Este joven finalmente logró pasar a suelo español. Sin embargo, otros 15 inmigrantes que se encontraban encaramados a la valla exterior de Melilla desde primeras horas de la mañana tuvieron que descender, unos de forma voluntaria y otros obligados por las fuerzas policiales porque aún no habían logrado pasar a territorio español. Todos ellos quedaron en territorio marroquí.

Estos hechos ocurrieron después de que una decena de inmigrantes sí consiguiera entrar en Melilla tras un intento de salto masivo a la valla en el que participaron unas 800 personas de origen subsahariano. El grupo, que fue avistado por la Guardia Civil por primera vez sobre las 4.50 horas. de la madrugada del 28 de marzo, se disgregó en varios subgrupos tras darse cuenta del despliegue policial a un lado y otro de la frontera.

En el salto de este jueves, la cifra de personas que han intentado cruzar la frontera de forma ilegal está aún pendiente de confirmación, aunque se descarta que ninguno haya podido pasar a Melilla