X
el cráter >

Alfabetos – Por Juan Carlos García

   

Las cartas de los diferentes establecimientos de comida de las Islas han ofrecido, hasta ahora, la información de sus productos de forma mayoritaria en tres idiomas: español, inglés y alemán. Los paneles informativos y explicativos de los diversos recursos turísticos de Canarias, así como de los alojamientos hoteleros existentes, han hecho gala, hasta ahora, de la misma práctica. Las tres lenguas se escriben en alfabeto latino. Ese que desde pequeños aprendemos de la “a” a la “z”. Con sus respectivas variantes idiomáticas. El jueves pasado cerraba el artículo subrayando la celeridad con la que asoman por estos lares letreros y vallas publicitarias en alfabeto cirílico. Esta escritura es la que utiliza el idioma ruso. También se usa en las lenguas de países de Europa del Este, así como en naciones ex soviéticas. A medida que transcurra el tiempo, nuestros ojos acabarán acostumbrándose a esos signos ilegibles para la mayoría. Como ya sabe usted, estimado lector, los rusos están tomando parte en el futuro de esta tierra.

Y según dicen los expertos, a pasos agigantados. A los negocios de carácter inmobiliario todo parece indicar que podría sumarse una fábrica de chocolate en el mismo puerto de Santa Cruz. ¡Qué dulces sueños! Hace unos días, hojeé un ejemplar de la última edición, la quinta, de finales de 2013, de la guía gastronómica “¡Qué rico! Tenerife”. La información de los restaurantes destacados se recoge en tres idiomas. Como siempre. Pero en dos alfabetos. El latino con el español y el inglés, y el cirílico con el ruso. En ese ejemplar había desaparecido el alemán. A pasos agigantados también parece seducido por este territorio fragmentado, y no solo físicamente, el empresariado chino. La semana pasada, inversores del coloso asiático se interesaron aquí, en Tenerife, por diversos proyectos turísticos. Ayer, se conocía que la empresa puntera de China de comercio electrónico Alibaba ha iniciado los trámites para cotizar en Wall Street. Hay quien ya está buscando a los 40 ladrones. Presiento que en unos años en la enésima edición de “¡Qué rico! Tenerife” la información de los templos del yantar vendrá escrita en dos alfabetos (el latino y el cirílico) y en escritura china.