X
Trac tici tac >

Amarrando lastre – Por César Martín

   

Corres como si fuera lo último que tuvieras que hacer. Inhalas estrés y responsabilidades que no te competen. Acumulas rabias, tensiones. Luego resoplas, tragas nudos y te bebes la bilis a pequeños sorbos. Al menos te queda el consuelo de que la úlcera la paga la seguridad social. No cabe duda que de esta manera no se puede vivir. Y mira que eres consciente, pero nada, te lanzas a la vorágine de autodestrucción física y mental, como un kamikaze del trabajo. Esto ya no lo salva ni un coaching con slow life. ¿A quién se le ocurre meterse en estos berenjenales? Pero ahí sigues, cargando contracturas como un poseso. Es como un Si lo sé no vengo pero sin los forzudos González y González que te lleven al estrado. Has permitido que la mediocridad, de la que tanto has jurado huir, vuelva a rodearte. Pues bien, esta vez la tienes servida en bandeja de plata, fruto de la vanidad sin filtro.

Vuelve el mediocre en su versión más alucinante. Una nueva hornada de incompetentes revestidos de plástico. Resulta hasta ridículo pensar que uno pueda estar en manos de semejantes elementos sin criterio para vivir, que se asfixian en su propio veneno, víctimas de su desfachatez… ¿cómo se puede estar estresado si te los tocas a dos manos? No hay peor mentiroso que el que se acaba creyendo su propia mentira. Pero no te queda otra opción que aguantar el tirón. Es la mala costumbre de tener que comer todos los días, la malcriadez del que incluso, lo hace hasta tres veces en la jornada. Menos mal que esta vida, esta perra vida, acaba por conquistarte en el momento más inesperado. Ese en el que la ciudad para por un instante. Ese en el que de pronto, la brisa te sorprende acariciando tu piel y te permites cerrar los ojos unos segundos mientras sueñas a ser feliz. Ese justo instante en el que tus sentidos prestan toda la atención. Ese regalo en el que Olga Guillot canta Adoro y tus pelos se ponen de punta recordando una piel: “Adoro la seda de tus manos, / los besos que nos damos, / los adoro, vida mía”.
@cesarmg78