X
rincón legal>

¿Apología o ridículo? – Por Agustín Casanova*

   

Qué manía ha existido siempre en este país de querer callar las voces de los que no opinan como uno, más aún cuando esas ideas son contrarias a las sostenidas por los poderes del Estado, y máxime cuando socavan los ideales o fundamentos básicos de los estados. En estos casos, los poderes públicos establecen en contra del, hoy universalmente reconocido, Derecho Fundamental de Libertad de Expresión unas regulaciones penales dirigidas a limitar la libertad de expresión en todo aquello que vaya en contra de sus intereses. Estamos hablando de los delitos de apología. La RAE define apología como “discurso de palabra o por escrito, en defensa o alabanza de alguien o algo”. La apología no es nueva en nuestro derecho, al contrario, ha estado muy presente en nuestras legislaciones. La apología del delito se regula por primera vez en 1845, en un Real Decreto de prensa e imprenta, que consideraba delito la publicación de cualquier escrito que “elogiara o defendiera hechos punibles”. En las posteriores regulaciones, si bien con diferentes penas, se mantuvo la relación entre la apología y el delito stricto sensu. No obstante, las posteriores regulaciones incluyeron una vertiente ideológica, convirtiendo esta figura en una herramienta de persecución política. Así, por ejemplo, la Ley de Defensa de la República, de 1931, castigaba con multa, “la apología del régimen monárquico y el uso de emblemas, insignias o distintivos alusivos”, o el Decreto Ley 10/1975, que castigaba, con prisión, “a los que públicamente, de modo claro o encubierto, defendieren o estimularen las ideologías comunistas, anarquistas o separatistas…”. En los últimos 30 años, la regulación penal de esta figura se ha mantenido en su vertiente general, apología del delito stricto sensu, y por otro lado se ha ido modificando hasta crear un tipo penal especial, apología del terrorismo. Hace unos días fue noticia la Operación Araña, en una operación realizada a nivel nacional contra el uso público de las redes sociales para la comisión de presuntos delitos de enaltecimiento del terrorismo de ETA, en la que fueron detenidas 21 personas. Se han intervenido teléfonos móviles y material portable informático que llevaban los detenidos en el momento de su arresto. Tal fue la repercusión de la noticia, que el Ministerio del Interior difundió un vídeo de tan increíble operación. Los hechos por los que fueron detenidos no eran más que la publicación en redes sociales de mensajes, fotografías o chistes de dudoso gusto, con alguna alusión al terrorismo. Tal ha sido el ridículo hecho por el Ministerio del Interior que ha retirado de su página web el vídeo de la operación. Menos mal que existen las redes sociales y se puede ver en Youtube buscando Operación Araña. Les invito a buscarlo, y opinen.
*ABOGADO
casanova@hotmail.com