X
CANDELARIA >

Aqualia sí vincula el acuerdo extrajudicial a la prórroga

   
<
>

FOTOS S.M.

NORBERTO CHIJEB | Candelaria

La renovación del contrato de Aqualia, como empresa concesionaria del servicio de aguas en el municipio de Candelaria hasta 2025, aprobada el miércoles en un pleno extraordinario, ha estado ligada al acuerdo extrajudicial alcanzado entre la empresa y el grupo de Gobierno, también aprobado en un punto anterior a la prórroga del contrato.

Aunque el grupo de gobierno quisiera desvincular una propuesta de la otra, entre otras razones porque el secretario municipal, Octavio Fernández, ya advirtió que “no se puede vincular una quita a una renovación de contrato”, lo cierto es que el expediente firmado entre Higinio Martínez Marín, en calidad de apoderado de Aqualia, y José Gumersindo García, en calidad de alcalde, se recoge que “Aqualia propone el acuerdo de Reconocimiento de Obligaciones y Transacción Extrajudicial que se adjunta, con la intención de llegar a un acuerdo que solucione de forma definitiva la situación actual respecto a la terminación convencional de los procedimientos administrativos y jurídicos que se indican en el mismo. Aqualia estaría dispuesta a la firma de este acuerdo una vez sea aprobada la prórroga del contrato actual de concesión por 10 años más, desde el 15 de mayo de 2015 al 15 de mayo de 2025”.

Puestas así las cosas, el equipo gobernante, para evitar la ilegalidad, presentó en el Pleno urgente del miércoles el acuerdo extrajudicial, no ratificado por el secretario, y la renovación, en dos mociones diferentes, lo que indignó a la oposición, que llegó a calificar al grupo socialista de “antidemocrático” por esconder los expedientes hasta la misma tarde del martes, tanto que media hora antes del Pleno tuvieron que consultar al secretario sobre le ilegalidad o no lo que se iba a tratar en el mismo.

Octavio Fernández, el secretario, dejó claro que no se podían vincular una cosa y la otra, porque eso conllevaría a una nueva licitación de concesión y, además, tampoco dio el visto bueno al acuerdo extrajudicial, por el cual el Ayuntamiento se ahorra casi dos millones de euros por sentencias en su contra, porque él solo había podido ver dos de esas sentencias judiciales.