X
candelaria>

El Ayuntamiento libera deuda a costa de hipotecarse 10 años más

   
La oposición, incluida Inmaculada Martín, votó en contra de las propuestas del grupo de Gobierno. | S.MÉNDEZ

La oposición, incluida Inmaculada Martín, votó en contra de las propuestas del grupo de Gobierno. | S.MÉNDEZ

NORBERTO CHIJEB | Candelaria

La empresa Aqualia, la tercera del mundo en gestión de agua, seguirá siendo la titular del servicio en Candelaria diez años más, hasta mayo de 2025, después de que ayer se aprobara la renovación del contrato que expira dentro de un año, que se renueva por segunda vez después de que la concesión la adquiriera -entonces como Seragua- en 1995. Un millón y medio de euros de canon -el mismo que hace 10 años- y la condonación de parte de la deuda que tiene contraída el Ayuntamiento con la empresa -1.800.000 euros de los 3.500.000- por sentencias judiciales por desequilibrios económicos de ejercicios que van desde 2009 hasta 2012.

Estos fueron los argumentos esgrimidos por el gobierno socialista para aprobar ayer, con el rechazo unánime de la oposición, la prórroga del contrato. No obstante, los socialistas insistieron durante una sesión extraordinaria y urgente del Pleno, en que no tenía que ver el acuerdo extrajudicial alcanzado con Aqualia, votado en primer lugar y sin el respaldo del secretario, con la renovación del contrato del servicio de aguas en el municipio, que si contó con el visto bueno jurídico y económico.

Quizás por esa no consideración de Pleno extraordinario, como se había anunciado el día 29 por el concejal de Aguas, Domingo Ramos, la sesión comenzó con 15 minutos de retraso al no comparecer hasta entonces el secretario municipal, Octavio Fernández, que despachó antes con los miembros de la oposición, que se quejaron ante el primer funcionario del Consistorio, de que habían sido convocados el lunes por la tarde, sin tiempo para estudiar unos expedientes tan trascendentales.

El alcalde, José Gumersindo García, justificó la urgencia por la necesidad de evitar más desequilibrios económicos con Aqualia, con quienes estuvo reunidos “durante todo el lunes”.

La oposición al completo, excepto Inmaculada Martín (PP) que se abstuvo, votó en contra de la urgencia, pero la mayoría del PSOE dio pie a que se debatieran las dos propuestas que finalmente saldrían adelante, tras un acalorado debate en que quedó de manifiesto la postura irreconciliable que hay entre el grupo de Gobierno y la oposición, tanta como la que hay entre el secretario y el interventor.

“Ahora no puede ser, pero vamos a la empresa local”
Domingo Ramos, concejal de Aguas, tuvo que dar la cara ayer para explicar la renovación de un contrato que él mismo anunció el 9 de abril que iba a denunciar. Insistió en que lo ideal hubiera sido “una empresa mixta, pero la ley de ajuste financiero no lo permite hasta 2022”, y dejó en el aire la posibilidad que más temprano que tarde “se pueda crear la empresa Aguas de Candelaria”. El edil socialista señaló que “este acuerdo de prórroga está avalado por secretaría e intervención” y remarcó que si son capaces de pagar 1.370.000 euros antes de 2015, el ahorro para el Consistorio con el acuerdo extrajudicial sería de dos millones.
Rifirrafe continuo
Carina Dainotto (PP): “Los expedientes son prórrogas a cambio de dinero, sin mirar la clase de servicio que se preste. Ocultismo, sin información, como una auténtica mafia de la camorra siciliana se tratara. Un ataque a la democracia”.

Mayca Coello (Sí se puede): “Con la quita que han aprobado, quién va a controlar a quién. Si no son capaces de controlar a Epelcan, que es una empresa municipal, cómo van a controlar a una empresa que está a miles de kilómetros de aquí”.

Nazaret Díaz (CC): “Don Domingo (al concejal de Aguas), usted es un mentiroso. El interventor dice que el canon de 2005 se gastó en gasto corriente y nóminas y usted ha dicho que se gastó en inversiones”.

Domingo Ramos (concejal de Aguas): “Entiendo que voten que no, porque ustedes hubieran preferido pagar las sentencias. Flaco favor le están haciendo a los vecinos de Candelaria”.

José Fernando Gómez (concejal no adscrito): “Después de ese quebranto económico debería pedir perdón y marcharse con el rabo entre las piernas. Debería pagar con su patrimonio personal el millón de euros de intereses” (al alcalde).

Octavio Fernández (secretario): “No he informado porque se hace referencia a muchas sentencias que no tengo. Solo una. Imposible poder informar. No se puede vincular una quita a una prórroga”.