X
Fi2> ENTREVISTAS

Borja Adsuara: “La innovación no se puede prever y, por eso, cuesta tanto legislarla”

   

Borja Adsuara

KAREN ESTÉVEZ | Santa Cruz de Tenerife

El Derecho y la innovación van de la mano con Borja Adsuara. Además de ser profesor de Derecho de la Información en el Centro Universitario Villanueva, este abogado de profesión es consultor en estrategias digitales para empresas y administraciones, además de director del Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información en Red.es, una entidad pública cuyo principal objetivo es procurar que la socidad española aproveche al máximo el potencial de las nuevas tecnologías, fomentando el empleo y apoyando a los emprendedores.

-Emprender no es sencillo, pero hacerlo con un proyecto de base tecnológica ¿es más complicado? ¿Aún quedan nichos de negocio por explotar?

“Aún queda mucho que innovar. Por ejemplo, el Apalabrados, que es el Scrable de toda la vida, ha tenido un gran éxito y es una idea sumamente sencilla, era un nicho. Por otra parte, justamente lo que permite la tecnología es no necesitar de mucha inversión al principio. Por eso, casi todas las startups -empresas de base tecnológica-, que son las más rentables en la actualidad, empezaron en un garaje. En general, creo que la innovación no se produce solo en el qué sino en el cómo. Lo digital ayuda a simplicar nuestro día a día”.

-Participó en la redacción de una gran cantidad de leyes sobre la sociedad de la información, el comercio electrónico, la propiedad intelectual y privada, incluso en la normativa de la TDT de pago. ¿Queda mucho que legislar en este sector?

“Llevo desde 1992 participando en la creación de esas leyes, y desde entonces siempre digo que hay que adaptarse a la innovación, que es algo que no se puede prever, y por eso, cuesta mucho legislar. De igual manera, queda mucho por crear y la ley no debe encorsetar la creatividad”.

-¿Debe haber un mayor control con la propiedad intelectual y privada?

“Legislar este sector en el mundo digital es muy complicado. No obstante, el problema es saber si es deseable que exista ese control. Sinceramente yo prefiero un Internet libre, en el que cada persona sea responsable de las acciones que realiza. Con esto creo en la libertad de expresión”.

-Como consultor de estrategia digital para empresas y administraciones, ¿los negocios tradicionales están apostando por las nuevas tecnologías o todavía es una materia pendiente?

“Depende de la dimension de la empresa. Las grandes y medianas ya se han pasado al digital. Por el contrario, las Pymes y las Micropymes, que son mayoría en España, aún no. Por eso, los consultores debemos ayudarlas a trabajar en las nuevas tecnologías. Se trata de una condición de existencia: las que no ocupen un espacio en este espacio, no podrán competir con las que hacen comercio electrónico. Es una cuestión de pedagogía y de formación”.

-Como asesor de telecomunicaciones del Grupo Parlamentario Popular, ¿considera que la clase política sigue sin saber gestionar bien el impacto de sus declaraciones y actos en las redes sociales? ¿Qué les recomienda?

“En la clase política hay todo tipo de personas. Hay algunos que gestionan sus cuentas personalmente y están muy interesados en lo digital, hay otros que no. En parte les da miedo y respeto porque la base de las redes sociales e Internet es la transparencia, y eso da vértigo. Sin embargo, creo que es más peligroso que un periodista no conozca cómo gestionar las redes sociales”.