X
análisis >

¿Canarias euroescéptica? – Por Wladimiro Rodríguez Brito

   

Este viernes se abrió una campaña electoral en un marco cargado de incertidumbre, pasando en un corto periodo de tiempo del europeísmo al euroescepticismo, pero, si bien es verdad que la Unión Europea ha generado en esta tierra unos años de optimismo y de importantes mejoras materiales, también hemos de situar que en los momentos actuales nuestro territorio, y lo que es más importante, la población de estas islas, ha perdido gran parte de sus sueños e ilusiones, en un sueño menos aislacionista y en lo que la europeidad y las mejoras sociales parecen que son parte del pasado; es decir, que nuestra historia insular, rota con la navegación a vapor a finales del XIX y la aviación a mediados del siglo XX, situación que pervive en estos momentos, tiene importantes interrogantes en esa Europa de los pueblos en la que hemos soñado, situación que por ahora parece que no tiene vías de solución al menos en esa Europa social y más solidaria en la que hemos creído. Sin embargo, parece que lo que se impone en estos momentos es la Europa de las multinacionales y los lobbies, pero queremos seguir apostando por la Europa de los pueblos, la Europa de la solidaridad con un territorio más justo y menos alejado de las personas y los recursos.

Esta situación, que no es nueva en Canarias, tiene que ver no sólo con problemas externos, sino también con puntos débiles en nuestra capacidad organizativa y en las prioridades que como pueblo establecemos en la organización económica de éste, pues indudablemente que no todo son crisis y problemas. Hemos tenido un buen año para el turismo y gran parte de los problemas de las Islas en la actividad industrial, pesca y agricultura tienen que ver no sólo con el Posei (Programa de Opciones Especificas por la Lejanía y la Insularidad) y el REA de él (Régimen Específico de Abastecimiento); es decir, problemas de casa que agudizan las contradicciones que nos genera Bruselas, o situaciones de cosecha propia con responsables locales, que, por supuesto, no podemos hacer responsables a los de fuera. Sin embargo, estos días de campaña electoral estamos obligados a clarificar las responsabilidades que tenemos todos nosotros. Así, en la pasada visita que ha realizado el señor Arias Cañete acompañado del señor Gabriel Mato, aquél nos ha dicho que las nuevas propuestas hechas en Bruselas eran malas para Canarias y estas líneas quieren presentar aspectos que entendemos positivos para esta tierra. Hemos de destacar que en la época que hemos dispuesto de más recursos económicos, bien vía Bruselas, bien vía Madrid o de la Comunidad Autónoma, hemos perdido una gran parte del sector primario y del sector industrial y pesquero. Así, del importante sector tomatero se ha reducido más del 60% de la producción; es decir, hemos perdido más de 12.000 puestos de trabajo sólo en este sector. En el mimado sector platanero hemos pasado de más de 10.000 agricultores a algo menos de 8.000, y qué decir de las pérdidas que ha sufrido nuestra cabaña ganadera, así como la reducción de la superficie de flores, viñas, papas…

Por ello, estas líneas quieren apoyar propuestas que se han hecho para la reforma del reglamento Posei 228/2013, ya que entendemos que son documentos que pueden ayudar a mejorar social y económicamente nuestra situación si incorporamos un compromiso local en hacer las cosas de otra manera. Dicho documento propone potenciar las producciones locales y combatir el efecto perjudicial del REA en éstas. Veamos, por lo tanto, los principales puntos del documento:

-Fomentar prácticas agrícolas sostenibles en las que al menos el 30% de la ayuda vaya dirigida al mantenimiento del paisaje en la lucha contra el cambio climático y la biodiversidad.
-Orientar mejor el REA a las necesidades de los consumidores y sectores industriales locales, cortando así las ayudas a los productos de importación que entren en competencia con las producciones locales.
-Reactivar y potenciar los sectores locales mediante la ampliación del régimen de ayuda directa. Se plantea proporcionar a los productores que lo deseen optar por una ayuda al tanto alzado para apoyar su estrategia de diversificación.
-Fortalecer las organizaciones de productores y los sectores condicionando el pago de las ayudas a la pertenencia a una organización de productores, al tiempo que ofrece la posibilidad de pasar de una organización a otra la ayuda que se recibe de los productos en cuestión.
-Promover el cambio generacional mediante el apoyo a jóvenes agricultores, y que se incorpore al menos el 2% de los fondos destinados para lograr este objetivo.
-Mejorar la eficiencia y la equidad en la distribución del apoyo público, estableciendo mecanismos de reducción progresiva que tengan en cuenta la masa salarial, para así fomentar el empleo.
-Simplificar y reducir la carga administrativa.
-Desarrollar indicadores y mejorar los controles y las sanciones.
-Mejorar la calidad de los productos locales.
-Fomentar la innovación, la investigación, el conocimiento…
Entendemos que dichas propuestas son más solidarias y comprometidas con un modelo más sostenible.
*DOCTOR EN GEOGRAFÍA (ULL)