X
fútbol >

Los ‘play-off’, ya un objetivo casi imposible

   
Cristo Martín ante el Sabadell / JOMA

Cristo Martín ante el Sabadell / JOMA


MARTÍN – TRAVIESO | Santa Cruz de Tenerife

Aunque las matemáticas insistan en que el CD Tenerife mantiene aún opciones de colarse en la promoción de ascenso a la conclusión de la fase regular, la lógica dicta que, tras cosechar cinco derrotas consecutivas, es imposible que los blanquiazules alcancen el objetivo con el que soñaron una vez que tuviero n en su mano la permanencia vitual. Ayer el Sabadell despertó al equipo de Álvaro Cervera, que volvió a caer por la mínima. Y ya son cinco veces consecutivas en las que el cuadro tinerfeño pierde por idéntico marcador. Un gol en propia puerta de Carlos Ruiz sentencia a un Tenerife que acumula ya 461 minutos sin marcar en la portería del rival. Así es imposible. Los locales dominaron durante toda la primera parte, mientras que los visitantes se crecieron tras el descanso y se merecieron empatar el duelo, cortando así una racha negativa que ya se alarga desde el pasado 23 de marzo.

Una vez más hay que hablar de la labor del colegiado y de un error que perjudica al club chicharrero. Justo antes de que acabase el primer acto, el guardameta grancanario Nauzet Pérez entra duro y derriba a un Ayoze que se le había anticipado. El balear Sureda Cuenca solo castiga al portero arlequinado con una amonestación, cuando tendría que haberle mostrado la tarjeta roja y, por consiguiente, expulsarle del terreno de juego. El Sabadell tendría que haber jugado con diez toda la segunda mitad.

La sorpresa que esta vez deparó Cervera en el once inicial fue la titularidad de Juanjo, en detrimento de un Aridane que se incorporó al choque en la segunda parte. También fue novedosa la participación de Alberto, que no jugaba desde que lo hiciera en el estadio de Gran Canaria ante la UD Las Palmas.

Los blanquiazules dieron muy mala imagen hasta el descanso, cuando todo cambió. La escuadra catalana dominó durante los primeros 45 minutos y acumularon muchos acercamientos peligrosos, casi todos con Collantes como protagonista.

El interior del Sabadell fue el hombre más peligroso del conjunto catalán. En el minuto 25, una falta suya toca por encima del larguero de Roberto, quien no tuvo una tarde ni mucho menos tranquila. Cuatro minutos después, en el 29, el Tenerife cumplía ya 400 minutos sin marcar. ¿A los blanquiazules se les ha olvidado marcar?

Otra vez Collantes estuvo cerca de marcar cuando recibe un centro en profundidad, le pilla la espalda a Carlos Ruiz y Cámara, dribla a Roberto, que había salido a la desesperada a abortar la clara ocasión de gol, pero el disparo final lo desvía a saque de esquina un Carlos Ruiz que se había colocado bajo los palos. Eso sucedió en el 33, cuando ya se intuía que, tarde o temprano, el Sabadell marcaría.

Sotan estuvo cerca con otro lanzamiento que se marchó por fuera por poco en el minuto 36, dos minutos antes de que llegase el único tanto del encuentro.
Córner lanzado por Collantes y el balón, despejado por la defensa tinerfeñista, llega hasta las bota del exblanquiazul Longás, quien sirve un centro al primer palo que toca involuntariamente con su cuerpo Carlos Ruiz, no pudiendo Roberto que el balón se introdujera en su portería. Era el 1-0, un resultado justo que además llegaba en un momento de acoso y derribo de los arlequinados.
Poco antes del descanso llegó la jugada que pudo cambiar el devenir del choque, pero que acabó en una simple falta que Ricardo, encargado de ejecutarla, la lanzó un poco por encima del larguero del indultado Nauzet.

Tras el paso por los vestuarios, el Tenerife cambió radicalmente. Suya fue la segunda mitad. De principio a fin solo tuvo un color: el rosado que lucían en su camiseta los pupilos de Cervera.
Suso fue el jugador más activo. Creó numerosas acciones de peligro, aunque ninguna tuvo el premio deseado.

Inició las hostilidades el Tenerife en el primer minuto por mediación de Ayoze Pérez, quien metió un balón al segundo palo donde Suso no pudo rematar por poco centímetros. Dos minutos más tarde el propio fue el propio futbolista de Taco el que se revolvió para buscar un centro al corazón del área donde Juanjo no conectó con la pelota. Otra buena posibilidad que acabó en el limbo. Una y otra vez Suso percutía por su banda, dejando en evidencia al lateral. El CE Sabadell, a la contra, intentaba sentenciar el partido, pero unas veces Roberto y otras la defensa, lo impidieron, permitiendo que hubiera incertidumbre en el marcador hasta el final del encuentro.

Con el paso de los minutos, el vendaval fue remitiendo y Cervera echó más madera a la hoguera con el objetivo de que el fuego no aminorase.

Entraron al terreno de juego Quique Rivero y Cristo Martín, quien reaparecía después de pasar un mes de inactividad por culpa de una lesión.

Alberto y y Ricardo se sentaron en el banquillo, mientras que la tercera sustitución fue la de Aridane por Juanjo.

Los de Miguel Olmo jugaron descaradamente a la contra y así tuvieron sus opciones. Roberto evitó el 2-0 en el 59 cuando desbarató una doble oportunidad de Sotan y Aníbal. Justamente, este estuvo a punto de marcar aprovechando un error garrafal del meta de Icod que salió de su portería y el pichichi del Sabadell no pudo marcar al no llegar al centro que le sirvió Gato.
Los últimos minutos fueron el reflejo de la toda la segunda parte: un constante querer y no poder. Hasta el punto de que Suso se lesionó en una acción y tuvo que quedarse en el campo porque ya estaban efectuados los tres cambios reglamentarios.

En este período, un testarazo de Carlos Ruiz, que se marchó muy escorado, fue la acción más peligrosa de un Tenerife que llega al final de un curso brillante sin fuerza ni el acierto de cara al gol.