X
CD TENERIFE > DERBI CANARIO

Las claves psicológicas del derbi

   
ALVARO CERVERA

Cervera cree que los nuevos estuvieron a buen nivel. / SERGIO MÉNDEZ

MARTÍN TRAVIESO | Santa Cruz de Tenerife

Para un partido como el que esta tarde se va a disputar en el Estadio de Gran Canaria no hace falta motivación. Así lo creen entrenadores y jugadores de todo el mundo. Participar en un derbi como el de hoy es para sus protagonistas un chute de adrenalina descomunal. A veces demasiado. Por eso la misión del cuerpo técnico, en especial de su entrenador, es la de cuidar que sus pupilos salgan al terreno de juego con el punto justo de motivación. Ni poco ni mucho. Este aspecto lo sabe manejar muy bien Álvaro Cervera, como asegura José Carrascosa, licenciado en Psicología y Pedagogía por la Universidad de Valencia, y quien fuera además compañero del preparador blanquiazul cuando ambos coincidieron en el Castellón.

“El riesgo en un derbi es el exceso de activación, o sea, que el jugador salga pasado de vueltas. Es importante que la activación nerviosa tenga su justa medida. En un derbi es imposible que sea baja, por lo que el riesgo es que sea demasiado alta. Lo interesante en la previa de estos partidos es vivirlo de manera serena. Para eso, durante la semana, hay que entender todo el movimiento mediático, pero vivirlo al margen. El jugador debe aislarse, seguir sus rutinas, vivir tranquilo y canalizar todas sus energías hacia el partido con el fin de llegar fresco al mismo. Cuando eso pasa, se dice que el jugador tiene chispa”, así lo aconseja este psicólogo deportivo que ha trabajado con muchos equipos (Sevilla, Valencia, Levante, Rayo Vallecano, Real Valladolid, Nástic de Tarragona, Castellón, Alicante, Ros Casares Basquet Valencia) y, codo con codo, con muchos entrenadores (Unai Emery, Míchel, Juande Ramos, José Luis Oltra, Abel Resino, Mané, César Ferrando, Claudio Ranieri, Onésimo Sánchez y Carlos Mandía).

Tanta experiencia, relacionada con jugadores y preparadores, le ha valido para vivir en primera persona lo que sucede en partidos de similares características al de esta tarde. “Para este tipo de partidos los entrenadores suelen preparar un video motivacional que se suele ver por la mañana, para que pasen unas horas antes del derbi. Así se conserva la motivación y la ilusión, pero estando más sereno y más preparado. Es un error lanzar un mensaje de que se va a una guerra. Lo mejor es reforzar lo que se hace bien y recordar los valores del club y de la afición. Lo deseable es apuntalar lo que se entrena”, indica.

A su juicio, poco importa que el enfrentamiento se celebre en la cancha propia o en la del eterno rival, ya que hay otros factores que igualan esa pequeña ventaja que sí existe en los partidos normales: “Los derbis son pasión. He vivido el derbi andaluz y el valenciano y he notado que son eso. No importa tanto que juegues en casa o fuera, porque el partido pone mucho a los futbolistas. Ahí el entrenador no necesita trabajar a nivel motivacional, porque la motivación en un derbi es máxima”. “Los futbolistas saben que en este tipo de partidos hay que hacerlo bien. No quieren traicionar a su afición, ya que saben que luego esos propios aficionados les van a pasar la factura”, añade.

Otro aspecto psicológico que se debe tener en cuenta, señala Carrascosa, es la presión que sienten los futbolistas y que llega desde muchos lados, como indica este especialista en la materia. “Los futbolistas saben que tienen que rendir al máximo un domingo tras otro y eso es complicado cuando no tienes una preparación idónea. La exigencia es voraz y empieza en el mismo equipo. Si no rindes con tu mejor versión, te ves relegado al banquillo o a la grada, por lo que tienes que estar compitiendo permanentemente. Es una competencia que le viene bien al equipo, pero que le genera mucho estrés al deportista. A eso hay que añadir que es un trabajo a la vista de todo el mundo, del que todos opinan, por lo que la exigencia es máxima por diferentes aspectos”, indica.
Su experiencia con Cervera

Bajo su criterio, “el Tenerife es un equipo muy sólido, muy estable y refleja muy bien la personalidad de su entrenador. Los equipos de Cervera son fiables y, en general, compiten bien”, considera, al tiempo que recuerda que “Cervera llegó al Castellón faltando dos meses para el play-off y el equipo no se metía. Consiguió que el equipo se metiese en seis partidos y además logró el ascenso, cuando ya incluso la afición de Castellón pensaba que se escapaba. Es una persona tranquila, que sabe crear un ambiente muy jovial. Él está muy bien preparado y maneja bien esos resortes”, concluye.