X
la columna>

La columna de Churchill – por Tinerfe Fumero

   

¡Chas viría! Paulino y el Senado de Hamelin
Anda apurado el grupo del PP en el Senado. Como su singular cultura política les impide aceptar la discrepancia como lo que es, un saludable ejercicio democrático, la penúltima excusa que se les ha ocurrido para explicar por qué el PP balear defiende su territorio frente a los intereses de Repsol diga Madrid lo que diga es, ojo, que el presidente del Gobierno de Canarias “les indujo a error” y por eso promovieron una fallida enmienda para paralizar momentáneamente las prospecciones. Aseguran que Rivero los engatusó a cuenta de su petición a Mariano Rajoy a tal fin, que detalló en la rueda de prensa posterior a la reciente cita entre ambos. Si damos por cierta tan abracadabrante explicación, de ella se deducirían tres cosas. La primera es que se puede mentir tras reunirse con Rajoy ya que nadie te desmiente salvo que provoques una crisis política en las Cortes. La segunda es que los senadores del PP no tienen comunicación alguna con la Presidencia del Gobierno; actúan según van oyendo por ahí que le place al presidente y tal. Y la tercera es que Paulino Rivero ha devenido en conquistador sin par, encantador de serpientes, flautista del Senado de Hamelin y Casanova de Alta Cámara. Cómo está el servicio, Don Mariano…