X
economía>

Cómo llenar la cesta de la compra y no morir en el intento

   
ECONOMÍA PRECIOS MERCADO FRUTA VERDURA CESTA DE LA COMPRA IPC

Imagen de archivo de un puesto de frutas y verduras en un mercado. / DA

MARÍA FRESNO | Santa Cruz de Tenerife

Canarias tiene la cesta de la compra más cara del país. Llenar el carrito del supermercado en el Archipiélago supone un reto realmente difícil de superar para algunas familias. Sin embargo, esto no es nuevo. La crisis económica ha influido, por supuesto, pero hay otros factores inherentes a las Islas, como por ejemplo la lejanía del territorio peninsular, que justifican que esto sea así.

De hecho, Europa puso a disposición de Canarias, allá por el año 1992 cuando se abrió la libertad de circulación de bienes, capitales y personas, una serie de medidas correctoras para proteger a la industria local, ya que se corría el riesgo de ser aplastada por la avalancha de productos a muy bajo coste. Una de estas medidas es el Arbitrio a la Importación y Exportación de Mercancías, el AIEM, un arancel que se cobra a cualquier producto importado procedente de territorio comunitario o no. Por ejemplo, Canarias fabrica cerveza y también importa cerveza. Pues ese producto que viene de fuera tendrá que pagar un arancel para poder comercializarse en el Archipiélago.

Canarias deja de ingresar 200 millones por las importaciones y gana 118 vía AIEM

Otra medida es el Régimen Económico de Abastecimiento, el REA. Se trata de una especie de ayuda o subvención a aquellos productos que forman parte única y exclusivamente de la cesta de la compra. En ambos casos, el listado de estos productos, los que deben ser gravados con el AIEM y los que deben ser subvencionados con el REA, lo aprueba Europa y, por supuesto, no están todos los que los industriales e importadores de las Islas quisieran.

¿Por qué, aún así, a pesar de estas ayudas, sigue siendo Canarias más cara? El presidente de la Asociación de Industriales de Canarias (Asinca), Andrés Calvo, lo tiene muy claro. En primer lugar, por lo explicado anteriormente: no todos los productos que están incluidos en la cesta de la compra están sujetos al AIEM o al REA y, en segundo lugar, porque el coste del transporte sigue siendo elevadísimo. La subvención no llega al 12% del total. “Y le pongo un ejemplo: es más caro el transporte de mercancías de Fuerteventura a Tenerife, que desde Barcelona al puerto de Las Palmas de Gran Canaria”. De ahí, que en las Islas menores la cesta de la compra sea incluso más cara que en las capitalinas.

A todo esto, además, hay que añadir aquellos productos de alimentación procedentes de terceros países, como por ejemplo la carne de Brasil, que tienen exenciones arancelarias previstas en el REA.

Todo esto ha provocado, en las últimas semanas, un debate sobre si este tipo de medidas correctoras están sirviendo o no para algo, ya que los precios de los productos canarios siguen siendo muy elevados en comparación con los que vienen de fuera.

El presidente de la patronal negó por completo las acusaciones de algunos importadores que apuntan a que la única función del AIEM es la recaudatoria y no tanto la ayuda al producto local. Para rebatir esta tesis, Calvo justificó la importancia de estas medidas con números, y explicó que, en un año Canarias deja de ingresar aproximadamente unos 200 millones de euros por las importaciones de terceros países, mientras que, a través del AIEM, se recaudan 118 millones de euros, de los cuales el 52% se lo quedan las haciendas locales y el 48% el Gobierno. “Una subida impositiva en el IGIC”, señaló Calvo, “recaudaría más”. Aún así, repartiendo esos 118 millones entre los residentes en Canarias, aproximadamente unos 2.253.000 tiendo en cuenta a los turistas, tocaría a unos 52 euros por cabeza, “un importe que, a duras penas solucionaría el problema de la cesta de la compra”.

En toda esta polémica entre los que critican la filosofía recaudatoria del AIEM y los que creen en la necesidad del mismo para proteger a la industria local, que son la mayoría, el portal de internet Kelisto.es sacó esta semana un informe que sitúa a las dos capitales canarias en la lista de las ciudades más caras del Estado. Gana Bilbao, Las Palmas de Gran Canaria, segunda; después San Sebastián, Pamplona y Santa Cruz de Tenerife en quinto lugar.

El carrito de la compra en la Isla al año ronda de media los 7.040 euros

Según este estudio, a la hora de ir al súper, también Las Palmas es la segunda ciudad más cara, 7.200 euros, por detrás de Bilbao. Santa Cruz de Tenerife con una media de 7.040 euros, es la quinta ciudad con los precios más elevados, pero, por ejemplo, el precio de la barra de pan en esta provincia es el segundo más caro de España, con 1,20 euros, tan solo por detrás de Mallorca cuyos ciudadanos pagan 1,25 euros, un 40,13% más que la media. Mientras que Albacete (0,40 euros, un 55,16% menos) tiene los precios más económicos para este artículo de primera necesidad.

Así, llenar el carro de la compra es especialmente caro en Bilbao (7.250 euros, un 7,1% por encima de la media), Las Palmas de Gran Canaria (7.200 euros, un 6,36% más) y San Sebastián (7.130 euros, un 5,32% más). En cambio, Murcia (6.520 euros, un 3,69% por debajo de la media) y Jaén (6.540 euros, un 3,39 menos) cuentan con los precios más bajos.

El informe, además de valorar otros aspectos como el precio del transporte, la vivienda o los impuestos municipales, también analiza algunas opciones habituales de ocio, como por ejemplo, comprar una entrada de cine, que tiene un coste medio de 7,20 euros en Santa Cruz de Tenerife, o pagar una cena para dos, con un precio de 43, 40 euros. Pero, con estos precios en el lineal ¿cómo lleno el carrito y no muero en el intento? La fórmula es complicada. Habrá que hacer auténticos malabarismos, porque la situación de lejanía del Archipiélago no va a cambiar. Tomar los consejos que desde el inicio de la crisis ha dado la Unión de Consumidores (UCE) puede ser una buena opción: centrarse en la calidad del producto, comprar semanalmente y, sobre todo, acudir al súper con una lista y no salirse de ella.