X
a toda máquina >

Derbi mareante – Por Román Delgado

   

José Luis Oltra (sí, el exentrenador del Tete) me agota sobremanera cuando se pone a argumentar y a desenvolver recuerdos sobre anteriores derbis que son peores que los cuentos malos para niños. Aburrido, aburrido; muy aburrido… Así estoy, y más cuando el torrente de referencias a aquellos días y experiencias de pañuelo y lágrima es plano y rebosa insignificancia. El derbi UD Las Palmas-CD Tenerife es este sábado y yo ya estoy con una acidez que me mata. No hay forma de que la actividad informativa, por decirlo de manera poco hiriente, sobre ese espectáculo, que puede gustar a muchos y ahuyentar a los mismos o más en Canarias, se canalice de manera algo más razonable, sin necesidad de matar a alguien con la superficialidad repetida hasta el agotamiento psíquico más abisal. Si ahora se visita cualquier pizarra digital que actualice noticias sobre lo que al segundo ocurre en este mundo, en los lugares más cercanos a nuestras marcas de rutina o en los más lejanos, el desequilibrio es bien visible. Ah, y claro que ya sé que Ayoze, por ahora, no podrá jugar por aquello de la quinta amarilla, una cartulina, la del domingo pasado, tan, tan injusta. Claro que sí, señores, pero, ¡ufff!, por los niveles de saturación a los que estamos llegando con la nada informativa del derbi, a mí no me ha quedado más remedio que ir a la farmacia en busca de sobres, pastillas y tarros de Almax y sal de fruta: de las dos cosas, por si acaso. Ayer, pese a lo que se comió Oltra (también el caso Ayoze) en todas las esquinas y con la misma fórmula pueril y de añoranza de toda la maldita vida (y eso con dos días que estuvo aquí haciendo lo que sabe y a veces le sale bien), que ya aburre, cansa y da hasta pena tal revival rosa-emocional a cuenta del derbi, se supo que en el Senado los que mandan en el PP controlan a la perfección su mayoría, por mucho que adelante acontecimientos acerca del petróleo, Canarias y España la zahorí Ana Oramas, que está en la Cámara Baja y hoy muy lejos, según dicen, en la carrera abierta para desbancar a Paulino Rivero como enésimo candidato a presidente del Gobierno autonómico, cargo que éste quiere seguir abrazando sí o sí. Esto no fue lo único interesante que vomitó el visor más vulgar de todos los días de Dios, en el que no faltaron los portavoces que besuquean la recuperación pregonada por Rajoy y las voces que gritan que hay gente matándose y buscando comida por todos lados. Es muy probable que este sábado me aparque para ver el derbi en la tele que tan bien, lo dice Rivero, dirige Willy García (otros no piensan lo mismo), pero una cosa es esto y otra tener que reescuchar a Oltra con su cantinela trascendental y cuasi divina cada vez que toca el tema. ¡Maldita pesadez! Casi prefiero a Antona masticando su última versión gaseosa sobre el petróleo. Pa’ gustos, colores.
@gromandelgadog