X
sociedad >

Educación apoya a los alumnos universitarios con menos recursos

   

DIARIO DE AVISOS | Santa Cruz de Tenerife

Con el objetivo de promover políticas de apoyo entre los estudiantes de las universidades isleñas con menos recursos económicos, la Consejería de Educación, Universidades y Sostenibilidad del Gobierno autonómico presentó ayer al Consejo Universitario de Canarias un paquete de medidas para implantar en el curso 2014-2015.

Entre estas acciones destacan, por un lado, la congelación, por segundo año consecutivo, de las tasas universitarias en su primera matrícula y de la rebaja de las tres restantes, que se reducen un 10%, 20% y 25%, respectivamente.

El vicepresidente y consejero del área, José Miguel Pérez, anunció, además, la aplicación de la cuota cero en las tasas para acceder a las pruebas de la PAU para los estudiantes sin recursos, de manera que nadie se quede sin acceder a ellas por motivos económicos. Esta cuota cero se extiende, para el mismo colectivo, al abono para la obtención del título de Bachillerato.
Según confirmó el propio José Miguel Pérez, a día de hoy están resueltas más del 90% de las becas del Gobierno autonómico del curso actual, a las que se han destinado 10.500.000 euros, dos millones más que el año pasado, lo que ha permitido incrementar cerca de un 40% el número de beneficiarios de estas ayudas, que ha pasado de 3.500 a 5.000.

La Consejería pretende mantener e incluso mejorar estas cifras para el próximo curso e introducirá dos novedades respecto a la convocatoria de las becas. Por un lado, el período de solicitud se adelanta al mes de julio y, por otro lado, se desvinculará el abono de las becas autonómicas de la resolución de las del Ministerio de Educación, lo que permitirá adelantar el pago de las primeras.
José Miguel Pérez reconoció que su departamento no está de acuerdo “con la política que en materia de educación universitaria está desarrollando el Ministerio”. “Por eso se va en dirección opuesta, ya que, mientras que el Ejecutivo central pretende vaciar las universidades de estudiantes y profesores, nosotros nos negamos a dejar fuera del circuito universitario a estas generaciones”, remarcó.

En esta línea, el titular canario de Educación volvió a insistir en que “los solicitantes de becas y ayudas al estudio, en cuyas familias los sustentadores no trabajan o reciben una pensión no contributiva, ven rechazadas sus peticiones al Ministerio de Educación precisamente por no contar con datos fiscales”. Según el actual régimen de becas y ayudas al estudio, los peticionarios no aportan datos fiscales, sino la identificación de los sustentadores de la unidad familiar.

El Ministerio de Educación cruza esta información con la Agencia Tributaria y se determinan así los niveles de renta y el umbral respecto al cual se puede percibir la beca.
Este sistema perjudica a las personas que no trabajan o reciben una pensión no contributiva, ya que, al no tener retenciones del IRPF a su nombre, no tienen datos en la Agencia Tributaria.
Así, “las familias que padecen las situaciones económicas más precarias y que son las más necesitadas ven cómo sus hijos son automática e injustamente excluidos de cualquier tipo de ayuda para cursar sus estudios, poniendo en riesgo su continuidad en el sistema educativo”, denotó el consejero regional José Miguel Pérez, quien exigió la retirada del proyecto de Real Decreto que establece los umbrales de renta y patrimonio familiar y las cuantías de las becas y ayudas al estudio para el próximo curso.