X
tribuna >

El empleo sigue en crisis – Por Román Rodríguez

   

La Encuesta de Población Activa (EPA) del primer trimestre de 2014 confirma que seis años después del comienzo de la crisis se sigue destruyendo empleo. Los datos que arroja son muy preocupantes. Aunque Rajoy haya afirmado que está “muy contento”, y añadido que cree que “las cosas van bien y van a ir a mejor”. O el presidente Rivero señale que son “razonablemente positivos”. Aunque es cierto que “técnicamente” estamos abandonando la recesión dado que, en el Estado y en Canarias, hay variaciones intertrimestrales positivas del PIB desde el tercer trimestre de 2013, no hay de momento datos que impliquen una recuperación en el mercado laboral. ¿Qué dice esta última EPA?. En lo que respecta al Estado español, demuestra que en este primer trimestre del año se continuó con la destrucción de empleo. En concreto, 79.600 empleos destruidos si lo comparamos con el primer trimestre de 2013, y 184.600 si hacemos lo propio con la EPA del último trimestre de 2013. Además, España cuenta con la cifra más baja de ocupados desde el 2002 (16.950.000) y la tasa de desempleo crece dos décimas, situándose en el 25,9%, la más alta de la Unión Europea tras Grecia, frente a un 10,5% de media en la Unión y un 11,8% en la eurozona. El número total de personas en paro alcanza los 5.933.300. Por otra parte, continúa aumentando el número de hogares que tienen a todos sus miembros en paro, casi dos millones en esta EPA, y los que carecen de cualquier tipo de ingresos, más de 735.000; mientras que un 61,6% de los desempleados, 3,6 millones, lo son de larga duración. La tasa de paro juvenil se incrementa en más de medio punto y se sitúa en el 55,48%.

Peor en Canarias

En el caso de Canarias, las circunstancias no son, ni mucho menos, mejores. Tenemos, en estos momentos, 356.000 personas desempleadas, el 32,5% de la población activa. A pesar de que los indicadores macroeconómicos, especialmente la evolución del PIB, dan síntomas de mejoría e incluso de crecimientos positivos, la economía canaria y su tejido productivo muestran una preocupante resistencia a la creación de empleo.

Y ello sucede pese al excelente momento que vive el mercado turístico en los últimos tres años, confirmados por la llegada de visitantes y el aumento del gasto en el período de enero a marzo de 2014. En el primer caso, con un 10,6% más de turistas extranjeros que en el mismo periodo del año anterior, muy superior a la variación estatal (7,2%). Mejor aún fue el registro del gasto turístico en el trimestre: un 14,3% de aumento, frente a un 8,1% del conjunto del Estado.
En este primer trimestre del año, el paro baja en 9.300 personas en las Islas. Pero no porque se haya creado empleo. Al contrario. Lo que se ha producido es una caída de la población activa, en 10.400 personas. Por tanto, el balance son 1.100 ocupados menos. Se ha destruido empleo coincidiendo con cifras turísticas de auténtico récord en enero, febrero y marzo.
Otro tanto sucede con la variación interanual: primer trimestre de 2013-primer trimestre de 2014. En este caso, los desempleados bajan en 18.400, pero la población activa se reduce en 16.000. Luego sólo se han generado 2.400 empleos netos en la comunidad canaria en un año, único dato realmente positivo, aunque del todo insuficiente en el marco de un comportamiento extraordinario del sector turístico en ese período.

El paro de larga duración (personas que llevan más de un año sin trabajo) no deja de aumentar. En la EPA del primer trimestre afecta a 237.500 personas, lo que supone el 66,7% del total de desempleados. De ellos, 163.700 llevan más de dos años en esa situación, lo que conlleva por un lado que ya han perdido o están finalizando sus ayudas (sean las de desempleo, subsidio o renta activa de inserción) y, por otro, la dificultad para reintegrarse al mercado laboral, especialmente los mayores de 45 años.

Este fenómeno del paro de larga duración no deja de crecer en Canarias. A ello se suma otro dato dramático: los más de 132.000 hogares canarios que tienen a todos sus miembros en paro, 13.700 más que hace un año. Así como una alta tasa de paro juvenil y la salida hacia otros países de jóvenes formados.

Es cierto que algunos parámetros económicos mejoran. Es el caso del PIB, pero también de la Bolsa o de las ganancias de los grandes bancos. Pero la economía real, la que nos afecta cotidianamente, dista mucho de hacerlo. La EPA del primer trimestre ahonda en la fundada preocupación sobre el mercado laboral en España y en Canarias.
Se confirma que no son de recibo las valoraciones optimistas del Gobierno estatal del PP ni las del canario de CC y PSOE. Las políticas de recortes de uno y otro Ejecutivo muestran, una vez más, su fracaso y su incapacidad para revertir la actual situación de desempleo y pobreza. La crisis sigue para la mayoría: parados, pensionistas, jóvenes o trabajadores que han visto como se reduce su poder adquisitivo.

*DIPUTADO EN EL PARLAMENTO CANARIO Y PRESIDENTE DE NUEVA CANARIAS