X
la última (columna) >

Escala – Por Jorge Bethencourt

   

Consejos y recomendaciones a los señores pasajeros para su estancia en la ciudad de Santa Cruz de Tenerife. En atención a la próxima escala que realizará nuestro barco en la ciudad de Santa Cruz de Tenerife procedemos a informarles sobre costumbres locales y a darles algunos consejos que les serán de utilidad.

Al salir del barco:
* Es conveniente rellenar las cantimploras antes de salir del barco. No existe agua potable a lo largo del desértico recorrido que hay que realizar entre la salida del barco y la llegada a las zonas pobladas de la ciudad.

* Debe usar una crema protectora para el sol debido a que las explanadas de cemento que hay que atravesar son extremadamente calurosas. No hace falta repelente de mosquitos ya que lo único que hay que repeler son personas vestidas con trajes típicos de la isla que reparten folletos.

Al llegar a la ciudad:
* En la ciudad hay que extremar las precauciones con los bolsos y carteras. Los turistas de cruceros son las principales víctimas de carteristas que operan por las zonas de compras. Hay policías disfrazados de turistas y ladrones que se camuflan como visitantes. Se les puede reconocer porque tienen el pelo oscuro cortado al rape, cara de gente peligrosa, muchos músculos y van llenos de tatuajes. Los carteristas también.

* La bebida tradicional de la ciudad es un vino denominado “pirriaca”. Pero desde que detectan un acento extranjero generalmente suelen ofrecer una mezcla de vino y sevenap a la que se denomina sangría, ya que la ingesta del vino del país, para un visitante de fuera, puede causar daños irreversibles en el tejido gástrico.
* Hay un bus turístico que recorre los sitios históricos de la ciudad, como el Corte Inglés. Tiene tramos emocionantes donde hay que estar muy pendientes de agachar las cabezas para salvar los cuernos de las ramas de los árboles de las ramblas y parques

De compras:
* A los nativos no les gusta regatear. Pero ese no es un problema, porque los nativos generalmente tienen las tiendas cerradas. Los negocios que va a encontrar abiertos suelen ser los de la población india de la isla que lleva varias generaciones residiendo en Tenerife, a pesar de lo cual siguen siendo buenos comerciantes a los que les encanta discutir precios y vender.