X
reflexión>

Europa (I) – Por Juan Pedro Rivero *

   

Dentro de diez días estamos convocados a participar en las elecciones al Parlamento europeo. No parece que haya aún una conciencia clara de su importancia, ni un interés muy alto entre los españoles, ni siquiera que se consideren muy importantes las decisiones que se tomen allá en relación a lo que nos ocurre en cada rincón de esta vieja Europa.

Y sí que tienen importancia. Y las debemos tomar muy en serio.
En esta primera entrega me gustaría preguntarme qué es Europa, y qué significa que pertenezcamos a esta institución política y económica que se llama Unión Europea. Puede ayudarnos en esta empresa recordar al Papa que eligió precisamente el nombre Benedicto XVI, porque evocaba el influjo de San Benito en la difusión del cristianismo en Europa y las raíces cristianas de su cultura. Antes de ser elegido Papa dedicó mucho espacio, en sus escritos y conferencias, a desarrollar su visión de Europa y a realizar un clarividente diagnóstico de la situación moral y espiritual del continente. Europa. ¿Qué es exactamente? ¿Dónde comienza y dónde termina Europa? ¿Por qué, por ejemplo, Siberia no pertenece a Europa aunque también la habitan europeos, que tienen un modo de pensar y de vivir completamente europeo? ¿Dónde se pierden las fronteras de Europa en el sur de la comunidad de los pueblos de Rusia? ¿Dónde está su límite en el Atlántico? ¿Qué islas pertenecen a Europa, y cuáles, en cambio, no? Y, ¿por qué?

En estas preguntas se manifiesta claramente que sólo de modo secundario Europa es un concepto geográfico. Europa no es un continente netamente determinado en términos geográficos, sino más bien es un concepto cultural e histórico. Eso es Europa, una manera de entender a la persona, una referencia ética internacional, una raíz cultural que ha marcado el rumbo de la historia.
Eso es lo primero. Luego viene la geografía y el mercado y el Banco Central. Es por eso que quienes tomen decisiones en el Parlamento europeo pueden responder o no a la naturaleza, identidad y vocación cultural de Europa en el panorama internacional, o ser semilla de disolución del patrimonio humano que Europa ha aportado al mundo, entre otros modos, con la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

*Rector del Seminario
@juanpedrorivero