X
SUCESOS >

Falseaban papeles para colar carne de caballo en la cadena alimenticia

   

EUROPA PRESS | Madrid

La Guardia Civil, en el marco de la operación Cavall, ha detenido a cinco personas por introducir carne de caballo en mataderos aportando documentación falsificada. Se han realizado hasta el momento 17 registros en explotaciones ganaderas, fincas privadas, clínicas veterinarias y mataderos de las provincias de Valencia, Asturias, La Coruña, Toledo, Ávila, Madrid, Valladolid, Zaragoza y Jaén.

La organización se dedicaba a introducir equinos en distintos mataderos de toda España falsificando o alterando sus documentos identificativos y de control sanitario para que la carne de los animales sacrificados se destinara al consumo humano.

La operación está coordinada por la Unidad de Policía Judicial de la Zona de Cataluña, apoyados por componentes de Policía Judicial y Seprona de las Comandancias afectadas, por personal desplazado de la Gendarmería Francesa y colaboración de la Agencia Eurojust. Algunos de los detenidos están relacionados con otra operación realizada en Francia en diciembre del pasado año por hechos similares.
Tanto las diligencias, decretadas secretas, como los detenidos serán entregados en el Juzgado de Instrucción nº 1 de Santa Coloma de Farners (Girona). La operación continúa abierta y no se descartan nuevas detenciones.

Este tipo de servicios relacionados con la seguridad alimentaria no son extraños para la Guardia Civil. Así, hace apenas unos meses que efectivos del Instituto Armado intervinieron en el puerto de Palma una tonelada de alimentos que se encontraban en mal estado en el interior de una furgoneta de grandes dimensiones.

Los efectivos de la Benemérita, en colaboración con inspectores de la Conselleria de Salud y Consumo del Govern, llevaron a cabo la inspección en un punto de verificación de pasajeros y vehículos establecido en el Puerto de Palma a la llegada de buques de pasajeros. Fue entonces cuando al inspeccionar una furgoneta de grandes dimensiones procedente de Rumanía, hallaron en la parte posterior dedicada a la carga, gran cantidad de alimentos sin etiquetar, perecederos, frescos y congelados, careciendo el vehículo de sistema de refrigeración necesaria para el transporte de los mismos.