X
sociedad>

Un joven canario tendría que ganar el doble para comprarse una casa

   

TINERFE FUMERO | Santa Cruz de Tenerife

Los jóvenes canarios menores de 30 años tendrían que ganar prácticamente el doble de su salario medio para poder adquirir una vivienda, según los datos recogidos en el apartado específico para el Archipiélago incluido en el último informe del Observatorio de emancipación, dependiente del Consejo de Juventud y que toma como referencia el último trimestre del año pasado.

Según este informe, para acceder a la vivienda en propiedad una persona asalariada de menos de 30 años en Canarias debería percibir un salario un 93,18% superior al que percibe en la actualidad, mientras que un hogar compuesto por jóvenes de menos de 30 años debería ver aumentados sus ingresos en un 85,27% para poder hacerse cargo de la compra de vivienda sin sobreendeudarse. El panorama se torna aún más sombrío al constatar que el alquiler tampoco resulta una opción viable económicamente para las personas jóvenes y los hogares compuestos por jóvenes de Canarias. De hecho, en las Islas los hogares compuestos por jóvenes emancipados residencialmente, en 2012, estaban soportando un nivel de endeudamiento por la compra o por el alquiler de vivienda muy superior al 30% que se recomienda para estos casos.
Tampoco son de extrañar estos datos, por cuanto el nivel adquisitivo de las personas jóvenes en Canarias es de los más bajos de España, una circunstancia que se repite entre los mayores de las Islas.

El salario neto de un canario de 16 a 34 años es el segundo más menguado y los ingresos netos de un hogar constituido por jóvenes de 16 a 34 años son los más bajos de España. Los ingresos medios de un hogar joven son muy similares al sueldo medio de una persona joven debido, en parte, a la alta frecuencia de hogares jóvenes sin personas ocupadas. En el informe también se observa que el número de hogares jóvenes sin personas ocupadas se ha incrementado en los últimos doce meses y, en la actualidad, Canarias se encuentra entre las tres comunidades con mayor porcentaje de hogares jóvenes sin ninguna persona ocupada de España.

En general
Por lo que respecta al conjunto del informe, viene a reflejar los efectos del brutal empobrecimiento que sufren los españoles. Así, el 26,8% de la población joven de 16 a 29 años de España es pobre, la tasa más abultada desde 2004. También se ensancha la diferencia entre el salario de una persona joven y el del resto de la población.

La vivienda en propiedad cede terreno al alquiler de vivienda como régimen de tenencia de las personas jóvenes emancipadas, y casi la mitad (47,5%) de las personas jóvenes no goza de ningún de tipo de ingreso ‘ordinario’ (salario, prestaciones o ayudas para estudios).