X
PUERTO DE LA CRUZ >

Maresía recurrirá la fianza de 60.000 euros fijada por San Telmo

   

DIARIO DE AVISOS | Puerto de la Cruz

La plataforma ciudadana Maresía anuncia que recurrirá la decisión judicial de fijar una caución de 60.000 euros como medida cautelar hasta que se resuelva el recurso contencioso administrativo interpuesto por este colectivo para evitar que se derribe el muro del Paseo San Telmo, una actuación prevista en las obras de mejora para este enclave de Puerto de la Cruz.

El colectivo sale así al paso de las recientes declaraciones del presidente del Cabildo de Tenerife, Carlos Alonso, y el concejal de Urbanismo, Sebastián Ledesma, culpando al colectivo de haber paralizado las obras que se estaban ejecutando en el Paseo y de que no se pueda utilizar la zona de baño. La asamblea de esta entidad quiere puntualizar que “hasta seis escritos diferentes fueron remitidos a Carlos Alonso, con su correspondiente registro de entrada donde se le advertía del valor histórico artístico del Paseo y el entorno aportando sólidos argumentos que desaconsejaban ejecutar el proyecto planteado por el Cabildo”.

De hecho, añade en una nota, “Carlos Alonso prometió a representantes de la Plataforma que de aportarse evidencias del valor patrimonial del Paseo, el proyecto se modificaría, por lo que nos ha mentido a nosotros y a los portuenses”.

Según el colectivo, Ledesma y Alonso, a quienes califican de “hooligans políticos”, pretenden que los usuarios de la playa y los comerciantes se pongan en contra de Maresía, diciendo que la obra está parada por nuestra culpa, cuando los únicos culpables son ellos y el alcalde, Marcos Brito, por no haber hecho las cosas bien y por no hacer caso a las múltiples evidencias que demuestran que la obra producirá un daño irreparable”. Para la plataforma, en el último pleno municipal “quedó demostrado que no existen argumentos para mantener la prohibición en la zona de baño y el rechazo del Gobierno local a esta iniciativa presentada por la oposición (VxP e IU) para que se cambiara la planificación de la obra y se permitiera el uso, responde a una venganza por el masivo apoyo de los bañistas a las alegaciones de Maresía”.

El colectivo ciudadano denuncia “esta burda manipulación, así como las presiones que tanto Ledesma como Alonso están ejerciendo con estas declaraciones sobre el Juzgado encargado de resolver este asunto”.