X
SOCIEDAD >

Más de 25.000 niños de las Islas padecen alguna alergia alimentaria

   
La alergia a la leche es una de las más comunes entre los niños. / DA

La alergia a la leche es una de las más comunes entre los niños. / DA

JOSÉ LUIS CÁMARA | Santa Cruz de Tenerife

Antes de que finalice 2014, el sector de la restauración de Canarias (bares, restaurantes y cafeterías) tendrá que enfrentarse al gran reto de informar a sus clientes de las sustancias alergénicas que contengan sus platos, raciones y aperitivos, con el fin de que estos se puedan consumir sin riesgo. Así lo exigen la Unión Europea (UE) y, por ende, el Ministerio de Sanidad, a través de la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición, que ya está implantándolo de manera directa (no necesita decreto nacional) en todos estos establecimientos.

El motivo es el notable aumento de las cifras de afectados por alergias de este tipo en el continente, alrededor de 17 millones de personas. Especialmente complicado es el caso de los menores en edad escolar, cuyos riesgos provocan al año decenas de muertes. Para evitarlas, la Sociedad Española de Inmunología Clínica y Alergia Pediátrica (SEICAP) ha elaborado un decálogo de medidas sobre cómo actuar en los colegios ante las alergias. Según esta entidad, en torno al 8% de los niños españoles posee algún tipo de alergia, lo que supondría más de 25.000 menores en el Archipiélago. Un dato que confirma Violeta Jaúregui, miembro de la Junta Directiva de la Asociación Madrileña de Alergias Alimentarias (Histasan), la única entidad de afectados que existe actualmente en nuestro país. “La alergia a los lácteos sería como la avanzadilla, porque se presenta desde que el niño es bebé y hasta los 10-12 años. Luego estarían las vinculadas a los frutos secos, pescados y mariscos. Y, por supuesto, está la alergia al gluten, que se da en mayor medida en adultos”, recalca Violeta Jaúregui, quien deja claro que “las cifras de afectados están creciendo, y la propia OMS ya habla de las alergias alimentarias como la gran pandemia del siglo XXI”. No en vano, según datos de 2012 de la Academia Europea de Alergia e Inmunología Clínica, uno de cada cuatro niños europeos en edad escolar padece algún tipo de alergia alimentaria.

“No le damos la importancia que requieren, y nuestra labor va un poco por ahí, facilitar la vida a las familias de los afectados por alergias. Especialmente, prestamos más atención a los menores, por tratarse de un colectivo más vulnerable”, subraya la portavoz de Histasan, que lleva 8 años promoviendo el conocimiento específico sobre las alergias alimentarias y potenciando el interés y la motivación en el campo de la investigación en esta materia.

“La alergia a alimentos triplica el gasto sanitario en pacientes pediátricos, ya que son motivo de consulta en el 14% de los menores de 14 años”, expone Violeta Jaúregui, quien insiste en que “en España el coste sanitario de un paciente alérgico a alimentos asciende a 1.281 euros anuales, un 47% más que el generado por la población no alérgica”.

La relación entre turismo y nutrición

Las vinculaciones entre el turismo, la restauración y la nutrición en Canarias son evidentes. Por ello, y con el fin de ofrecer una visión más amplia sobre el fenómeno de las alergias alimentarias, la empresa Sanpani (Seguridad Alimentaria sin Alérgenos) organiza el próximo 2 de junio el III Congreso sobre Turismo y Nutrición, que se llevará a cabo en el Hotel Escuela de la capital tinerfeña. En el encuentro participarán expertos en esta materia, como la propia codirectora de Sanpani, la bióloga Haridian Cañete, quien asegura que, “a pesar de que se han identificado unos 170 alimentos como causantes de reacciones alérgicas, sólo unos 12 son los responsables de prácticamente el 90% de estas afecciones. Para ella, “es necesario trabajar por una gastronomía accesible en Canarias, sobre todo teniendo en cuenta que además de la población local, cada año nos visitan 12 millones de turistas”.