X
tribuna>

Menos papeles, más empleo – Por José Manuel Bermúdez Esparza*

   

Santa Cruz registra de un tiempo a esta parte una mayor actividad económica, circunstancia que ha dado pie a una cierta recuperación del empleo. Así lo venimos advirtiendo en los últimos meses, sobre la base de una serie de indicadores ciertos, procedentes sobre todo de sectores como el comercio, el turismo y la restauración. No obstante, como también decimos, conviene observar esta tendencia con moderación y aprovechar este hecho para arbitrar nuevas medidas que favorezcan la inversión empresarial, la generación de riqueza y la creación de puestos de trabajo. Cualquier cosa antes que rendirnos y caer en la resignación y la pasividad, a la espera de que se produzcan decisiones de calado frente a la crisis, en instancias superiores.

Nada más llegar al Ayuntamiento, hace tres años, entendimos que la mejor manera de contribuir a la reactivación económica pasaba por poner los medios y las condiciones desde el punto de vista administrativo, normativo, de infraestructuras y de calidad de vida. Sin embargo, la realización de ese propósito hubo que hacerla coincidir con la puesta en marcha de un plan de ajuste que permitiese reducir la deuda municipal, objetivo que hemos logrado de forma clara: De los 151,9 millones que debíamos al cierre de 2010 hemos pasado a 75,8 millones, a finales de 2013. Solo en el último año, la reducción ha sido de 50 millones, lo que convierte a Santa Cruz en el único de los cuatro grandes municipios canarios que mejora su endeudamiento.

Además de que el Consistorio tenga que pagar menos intereses, la consecución de ese plan de ajuste nos ha permitido incrementar la inversión en obra nueva, con un volumen dentro del presupuesto municipal que ha pasado de 1,5 millones en 2011 a 8,5 millones en 2014. De esta manera, cualquiera puede apreciar la diferencia entre aplicarse con austeridad y practicar el “austericidio”. Porque la moderación seguida en el Ayuntamiento no es un fin en sí mismo sino un medio para gastar allí donde es necesario. Por ejemplo, en el área de Servicios Sociales, donde hemos venido aplicando un incremento del 35 por ciento, conscientes de las necesidades que atraviesan muchas familias, por culpa de la prolongación de una crisis que les arrebató el empleo. De modo que, sin dejar de atender el capítulo más apremiante, el de las personas, hemos cumplido todos los requisitos de saneamiento económico financiero que nos exigían el Estado y la Comunidad Autónoma, en los plazos establecidos. Con unas arcas más saneadas, nos disponemos a establecer medidas que favorezcan la inversión y el empleo. Disposiciones que minimicen el impacto de la burocracia en la actividad económica; agilicen los procedimientos de licitación pública, aligerando o eliminando trámites internos y reduciendo las cargas administrativas para personas y empresas, con la finalidad de eliminar las barreras burocráticas, y contribuyan a la dinamización de la economía. En definitiva, queremos facilitarle la tarea al empresario y el emprendedor.

Buena parte de estas medidas tiene que ver con la simplificación de la burocracia y el papeleo, mediante el uso de pliegos tipo para concurrir a una convocatoria pública; la eliminación de la obligatoriedad de presentar el bastanteo de poderes o la exigencia de constituir una garantía provisional para todas las licitaciones convocadas, igual que la conveniencia de inscribirse en el registro de contratistas de la Comunidad Autónoma. Asimismo, determinados expedientes de contratación podrán tramitarse por la vía de urgencia, en aras de reducir los plazos a la mitad y, en definitiva, contribuir al impulso y la reactivación de la actividad económica en el municipio.

Todo ello contiene además una clara vocación por el empleo en nuestra capital. De ahí que se fomente, entre las empresas que trabajen para el Ayuntamiento, la contratación de personas inscritas como demandantes de trabajo en las oficinas del Servicio Canario de Empleo con una antigüedad de, al menos, seis meses en el momento de hacerse efectiva la contratación. De la misma manera, primamos el empleo en colectivos que se enfrentan a más dificultades, como son las personas con discapacidad o aquellas que estén en situación o grave riesgo de exclusión social.

Con determinación, implicación y esfuerzo avanzamos en el modelo de ciudad de progreso,ilusión y oportunidades que nos hemos impuesto.

*ALCALDE DE SANTA CRUZ DE TENERIFE