X
sin pelos en las teclas >

Ojo con los nuestros – Por Cecilio Urgoiti

   

No te quedes sentado esperando que llegue la solución política a ti. Tienes que levantarte y luchar por lo que quieres. Hazte de verdad responsable de ti mismo, sal a la calle y busca la solución, esta ahí, esperando que la vayas a buscar. Es muy probable que donde esté la solución, estarán los demás que como tú, han ido en su busca y te ayudaran a traerla. Piensa que en la vida del Estado, cuando la lucha entre facciones es aguda, el político se incumbe, no por todo el pueblo, sino por el sector a que él pertenece, vamos que va a por los suyos y más aun, por lo suyo. Los demás son, a su juicio, extranjeros, enemigos, incluso piratas, en ese momento ya no eres de él. He venido observando que en el día de hoy, la muchedumbre ausente, me refiero a esa gran cantidad de gente que vive de espaldas a la realidad, solo se preocupa por sus derechos y muy preferentemente de su yo y, a lo más, al entorno más intimo y cerrado, vamos al ámbito familiar en primer grado. Viven ajenos y perdidos, de cara a los acontecimientos que a diario nos rodean y no son publicados, que los grandes medios de comunicación silencian, pero aun así, todos conocemos y vemos. Me gustaría recordarle a estos voluntarios ignorantes del malestar diario, que también tienen deberes y responsabilidades, haciéndoles saber que es un acto de valor, hoy defender a muchos desamparados, que nunca fueron culpables, en lo más mínimo, de la miseria en la que se les mete, por falta de la consabida solidaridad que obviamos, con el fin de no ver lo que ocurre a nuestro alrededor. Nos corresponde exclusivamente a nosotros ejercer la política, y no dejarla en mano de estos que hoy la creen delegada, solo y exclusivamente para amparar esa élite que nos terminara devorando a todos y por supuesto, a esos que caminan de puntillas sin mirar, y por tanto sin ver, que ellos son el próximo objetivo.

Si nos paramos un momento, en cualquier lugar y miramos a nuestro alrededor, veremos con certeza dónde ejercer la necesaria solidaridad. La mirada la debemos poner estos días en los programas electorales a las europeas, totalmente descafeinadas y si, ese es el panorama que nos pintan, pues primero le echan la culpa de todo y ahora la solución de ese todo. Yo, visto también los trileros que nos rodean, me pregunto: ¿De qué nos sirve la UE? O mejor aun ¿Para qué sirve esa UE? ¿Qué nos reservan esos correveidiles del capital tras las Elecciones? Si hoy dicen que todo se ha solucionado, ¡cuidado!