X
líneas de más>

Los otros desaparecidos – Por Gerardo Daniel Settecase

   

Argentina no puede homenajear a víctimas del accionar de las bandas terroristas Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) y Montoneros, y todo intento es boicoteado por Madres de plaza de Mayo (línea Bonafini) y sus organizaciones satélites. Así, en algo impensable en España para con víctimas de ETA, 1.094 muertos y 2.300 heridos “desaparecieron” de la Historia argentina, estigmatizándoles doblemente al equipararlas a gobernantes culpables del genocidio perpetrado de 1974 a 1983 (unos 30.000 desaparecidos y casi 1.000 niños robados), cuando en su caso eran civiles y uniformados víctimas de camaradas de ETA, según Carlos Manfroni y Victoria Villarruel en su libro Los otros muertos. Las víctimas del terrorismo guerrillero en los 70. Coincidiendo con Graciela Fernández Mejide -cofirmante del Informe Nunca Mas-, exigen que Argentina admita que “hubo una guerra”, y que ambos bandos cometieron crímenes de lesa humanidad, lo cual rechaza la Corte Suprema contra los terroristas por presiones políticas considerándolos delitos prescriptos (lo contrario permitiría juzgar a ministros, secretarios, embajadores y periodistas), pero acepta en causas contra militares. Nada han gustado a Cristina Kirchner estos libros pues también le involucran a ella y su extinto marido Néstor que integraron Montoneros, exponen minuciosamente sus crímenes, demuestran esa guerra, y exigen homenajear esas victimas “desaparecidas” de la historia, excepto en un cuartel en honor a soldados en servicio militar obligatorio y sus superiores, masacrados por estos rebautizados “grupos revolucionarios” por Néstor, mientras ella aún efectúa juicios circenses nunca contra los suyos, y llegaron a poner en duda la conducta ética del ahora papa Francisco. Concluida esta etapa de una Argentina gobernada por quienes vía terceros avalan a ONG pro presos etarras, alguien tendrá que asumir la dignidad de reconocer esas 3.400 víctimas inocentes, atacadas traicioneramente con bombas o tiros en la nuca, y permita homenajearles.

gerardoctkc@gmail.com