X
la última (columna)>

Un pedo – Por Jorge Bethencourt

   

La sabiduría popular dice que más vale perder un amigo que una tripa. Todo para justificar que si a uno le viene un apretón, antes que aguantarse sale a cuenta tirarse una ventosidad, aunque alguien pueda sentirse ofendido. Esto de los pedos tiene su cosa. Existen todo tipo de erupciones intestinales. Roncas y ruidosas, bruscas como un estallido, agudas como un repique de cascabeles y -las más peligrosas- siseantes y silenciosas como una serpiente. En todo caso, lo peor de las ventosidades no es el ruido, sino el molesto gas intestinal que sale disparado con ellas,

Un juzgado de violencia contra la Mujer, de Valencia, ha considerado necesario frivolizar un poco sobre algo tan serio como la brutalidad de los machos. Y lo ha hecho condenando a un mes de multa a un prójimo que, en mitad de una discusión con su ex pareja, soltó una ruidosa ventosidad. Para el juzgado valenciano, tirarse un pedo en medio de una bronca es hacerle un menosprecio a la persona con la que estamos discutiendo.

Así lo establece la sentencia, que considera que la mujer fue lesionada en su dignidad y que el pedo menoscabó su autoestima y su honor. No sé de qué manera una ventosidad puede afectar el honor. Pero como los jueces en este país ya se han incorporado de pleno derecho a la comedia de los despropósitos, los excesos, la parcialidad y el estrambote, ya no es extraño que se confunda el culo con las témporas. O el pedo con la violencia.

Benavente decía que el honor empieza de la cintura para arriba y la honestidad de la cintura para abajo. A tenor de esta definición, las ventosidades estarían más cerca de la zonas honestas que de las honrosas. De hecho así es. Que alguien se tire un pedo constituye una grosería, una falta de educación o, si se quiere, una asquerosidad. Pero de ninguna manera parece un delito.

Los suspiros son aire y van al aire. Los pedos también. Es posible que a partir de ahora la fiscalía de Medio Ambiente empiece a presentar denuncias contra el personal que se deja ir por los fondillos como si tal cosa. Por contaminar el honor de los vecinos. Y al que tenga diarrea, al talego. Por verter residuos sólidos sin emisario submarino. Que mal huele todo esto.

@JLBethencourt