X
prospecciones de petróleo >

El PP balear se rebela contra los sondeos mientras el PP canario cierra filas a favor

   

Senado votos prospecciones Canarias-Baleares

VICENTE PÉREZ | Santa Cruz de Tenerife

La polémica sobre los sondeos petroleros tuvo ayer dos focos de atención: uno, el Senado, donde el PSOE balear propuso prohibirlos por ley si pueden afectar a zonas turísticas o espacios protegidos, y otro, el Parlamento canario, donde CC planteó lo mismo. El sino de estas iniciativas contra las prospecciones fue el esperado: rechazada una en el pleno de la Cámara Alta, y aprobada la otra en la autonómica.

Pero la jornada volvió a evidenciar las contradicciones en el PP sobre este asunto, ya que mientras cuatro senadores baleares de este partido rompían la disciplina de voto en el Senado al apoyar la paralización definitiva de los sondeos, en Canarias, los diputados populares cerraban filas en favor de las prospecciones de Repsol, votando en contra de su suspensión y llamando “demagogos” a quienes se niegan a saber si hay hidrocarburos en aguas españolas, incluidos sus compañeros del PP balear.

Una de las sorpresas del debate de ayer en el Senado fue que el grupo del PP, invocando lo manifestado la pasada semana por Mariano Rajoy, llegó a plantear la posibilidad de paralizar los sondeos hasta lograr un acuerdo con las comunidades autónomas que se oponen a esta actividad. Para ello, el senador del PP José Ignacio Palacios pidió aplazar la votación de la proposición de ley del PSOE, creando así la expectativa de que se podían suspender los sondeos, noticia que corrió rápido por las ediciones digitales de los diarios y por las redes sociales. Pero al cabo de dos horas las cosas volvieron al punto de partida: no hubo acuerdo y en la votación el PP usó su mayoría absoluta para rechazar la iniciativa socialista, con la indisciplina de cuatro de cinco senadores populares -José Sala, Lorenzo Bosch, Margarita Durán y Antonia Grau- que votaron en la misma línea que el PSOE, CiU, CC e ICV.

El promotor de la moción en el Senado, el socialista Francesc Antich -expresidente del Gobierno balear- admitió que el PSOE “reconoce el error” de haber autorizado los sondeos en el Mediterráneo y ve “contradictorio” proponer a la UE nuevos espacios marinos protegidos (uno de ellos precisamente en las islas canarias orientales) y luego autorizar proyectos petrolíferos en esos ámbitos. “España es una potencia turística, no debemos correr riesgos innecesarios”, apostilló. El portavoz del PP ofreció una enmienda a la moción para que fuera el Ministerio de Medio Ambiente el que decida cada caso, pero el PSOE repuso que eso es ya lo que la ley establece con la declaración de impacto ambiental. El senador del PP alegó además que no es posible revocar las autorizaciones porque las petroleras ya tienen por ley unos derechos adquiridos, a lo que el representante socialista replicó que, en el caso balear, la indemnización por lucro cesante si se para ahora la búsqueda de crudo o gas sería solo por los gastos realizados por las empresas, y que indemnizar será más caro luego si se siguen dando permisos para las siguientes fases del proyecto.

Palacios afeó a Antich que cuando era presidente del Gobierno balear respaldara los sondeos y que en Canarias, el secretario general del PSOE, José Miguel Pérez en la pasada legislatura los “apoyaba con los ojos cerrados”, a lo que Antich le pagó con igual moneda, es decir, que el senador del PP también votó en contra de los sondeos en el pasado mandato.

Intervino también el senador de AHI-CC Narvay Quintero, quien reprochó al Gobierno estatal que no aplique a las prospecciones de Repsol la nueva directiva europea sobre extracción de hidrocarburos, más exigente que la normativa actual. “¿Europa sí pero sólo para lo que nos conviene?”, preguntó, para insistir que sacar petróleo en Canarias sería solo “negocio para una compañía y no para la comunidad autónoma”, abogar por las energías renovables y recordar que “sólo existen dos casos en el mundo en se esté explorando petróleo a la gran profundidad que se quiere hacer en Canarias”.

Acabado el pleno en Madrid, y conocida la postura de los cuatro disidentes del PP en el Senado, el presidente del Gobierno balear, el popular José Bouza, afirmó que los cinco senadores de Baleares de su partido “tenían instrucciones definitorias” de apoyar la iniciativa socialista y de “posicionarse en contra de cualquier moción a favor de las prospecciones”. Desveló además que avisó a Rajoy de que se iba a romper la disciplina de voto: “Antes de ser presidente del PP balear, soy el presidente del Govern”, proclamó, informa Europa Press.

Y a los pocos minutos de producirse la votación en el Senado, comenzaba en el Parlamento canario el debate de la propuesta de CC-CCN-PNC, también para cambiar la Ley de Hidrocarburos en el sentido de prohibir proyectos de investigación o explotación en en el mar que pongan en peligro espacios protegidos o zonas especialmente turísticas.

De ahí que el diputado nacionalista David de la Oz, sabedor de lo ocurrido en Madrid, afirmara que “las presiones de los senadores del PP canario han hecho que no hubiera acuerdo en el Senado, pues no es fácil ir en contra de la voluntad del líder supremo en Canarias”, en alusión a José Manuel Soria, ministro de Industria, Energía y Turismo, y presidente regional de los populares. La portavoz del PP en la Cámara canaria, Australia Navarro, disparó su arsenal a favor de los sondeos: “Los canarios tenemos derecho a saber si existe esta nueva fuente de riqueza, para en su caso explotarla, obviamente si la declaración de impacto es favorable. CC y PSOE apuestan por la ignorancia, los prejuicios, el miedo injustificado y por alarmar y engañar a los canarios, convirtiendo un debate técnico, jurídico y económico en una campaña política con fondos públicos”. La diputada dejó un dato para la reflexión: el 73% del crudo que consume España se importa.

Román Rodríguez (Nueva Canarias) contradijo al PP pues a su juicio “este no es un problema técnico, sino político”, y debe celebrarse una consulta popular. “Esta cuestión debe decidirla el pueblo de Canarias, pues mi pueblo es el canario y mi país es Canarias”, enfatizó en un rapto nacionalista, al tiempo que acusó al PP de las Islas de “no ser capaz de ir a las Cortes a defender a sus electores sino a una empresa privada que sólo dejará contaminación y miseria, y que tampoco pagará el Impuesto de Sociedades”. Navarro le exigió que retirara tal acusación, pero el diputado de NC no lo hizo.

Desde el PSOE canario, Manuel Fajardo también se refirió lo acontecido ayer en el Senado: “Alguien del PP ha pedido en las Cortes una prórroga sobre este asunto por las elecciones europeas, y el PP canario les ha mandado el mensaje de que `no nos hagan esto porque en Canarias nos parten por la mitad”. Y añadió el parlamentario socialista: “La respuesta de por qué aquí sí y en Baleares no no está en el viento,sino en el despacho del ministro de Industria y en el del consejo de administración de Repsol”.