X
CANDELARIA >

Preocupación por la erosión del barranco de Tapia

   
Ramón Gil, segundo por la derecha, junto a técnicos de su concejalía y del Consejo Insular de Aguas. / DA

Ramón Gil, segundo por la derecha, junto a técnicos de su concejalía y del Consejo Insular de Aguas. / DA

NORBERTO CHIJEB | Candelaria

El Ayuntamiento de Candelaria ha solicitado al Consejo Insular de Aguas, perteneciente al Cabildo, una actuación urgente en el barranco de Tapia, que va a dar justamente a la plaza de la Patrona de Canarias, para evitar que la erosión que sufre en algunos de sus tramos no conlleve un riesgo para edificaciones y vías cercanas al mismo.

Preocupado por la erosión que está sufriendo el barranco de Tapia a la altura de la calle Galván Bello -la que va desde el barrio de Santa Ana hasta el Polígono Industrial-, el concejal de Obras y Servicios Municipales del Ayuntamiento de Candelaria, Ramón Gil Molina, visitó la zona acompañado por el arquitecto de la Concejalía y técnicos del Consejo Insular de Aguas.
“Desde hace tiempo la zona se ha ido erosionando por las aguas de los pluviales que desembocan en el lateral de barranco y nos hemos dirigido al Consejo Insular de Aguas con el objetivo de buscar soluciones que garanticen la paralización del deterioro que los laterales del barranco está sufriendo”, señaló ayer Gil Molina.

El concejal de Obras explicó que desde la Concejalía, tras el análisis de los técnicos, las soluciones que se han barajado pasan por aumentar los imbornales, incrementar la salida de las pluviales hasta la salida del barranco y posteriormente, proteger el talud de la ladera para evitar que continúe el deterioro, reconociendo Ramón Gil que se trata de una “obra algo costosa que requiere la colaboración de la entidad insular”, ya no solo por las competencias sobre barrancos, sino también por su mayor disponibilidad económica.

Hay que recordar que la Concejalía de Obras de Candelaria no es precisamente de las que más dinero gestiona en el Ayuntamiento, entre otras razones porque el presupuesto está prorrogado desde 2012 y no hay partidas económicas ni convenios que puedan hacer posibles inversiones de gran calado.

El barranco de Tapia, además, es uno de los lugares donde está prevista una actuación en el proyecto de la nueva plaza de la Patrona de Canarias, que hace dos años presentó el Cabildo y que sigue paralizada por la falta de recursos propios de la institución insular. Otra obra más que no se puede llevar a buen término en este mandato en Candelaria, en este caso por la falta de financiación de una administración superior.

A pesar de los pocos recursos económicos que maneja su concejalía, Ramón Gil se distingue por ser uno de los concejales más activos del grupo de gobierno municipal de Candelaria, algo que reconoce incluso la oposición local. Así, la próxima semana tiene previsto reasfaltar algunas zonas de dos de las vías más transitadas del municipio: la rambla de Los Menceyes y la avenida Marítima.