X
política >

Un profesor de la ULPGC advierte de que los sondeos de petróleo son un riesgo para todas las Islas

   
Mapa de Repsol, con las probabilidades de extensión de un derrame. / DA

Mapa de Repsol, con las probabilidades de extensión de un derrame. / DA

V. P. | Santa Cruz de Tenerife

El profesor de Contaminación Marina Jesús Cisneros, de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC), se reafirmó ayer en que Repsol “ha manipulado” los datos del riesgo de vertidos de sus sondeos previstos en Canarias para “rebajar artificialmente el impacto real”.

Cisneros, docente e investigador de la Facultad de Ciencias del Mar, aseguró que ocurre un derrame de petróleo por cada 260 sondeos, “y la propia Repsol lo indica en su estudio, pero luego hace un giro rocambolesco para reducir esas posibilidades a uno cada 50.000 y, finalmente, aplica para la evaluación de impacto, 5,8 entre 100 millones, lo cual es totalmente absurdo, pues la probabilidad se ha disminuido artificialmente un millón de veces respecto a los valores normales para llegar solo a un resultado de impacto medio”.
“Aplicando la probabilidad normal, el resultado del impacto nunca puede salir positivo, y sería imposible para el Ministerio de Medio Ambiente poder justificar un impacto positivo”, añadió el experto.

A su juicio, el peor supuesto planteado por Repsol “es demasiado optimista”, y, pese a ello, incluso en ese caso la mancha llegaría a las islas occidentales, “alterando durante décadas las condiciones del agua”. “La decisión es política, pero los técnicos advertimos de los riesgos”, señaló el profesor.
Derrame de barriles

Aseveró, además, que la petrolera solo ha tenido en cuenta un derrame de 1.000 barriles al día durante un mes, cuando “debió simular como mínimo un caso de 10.000 o 12.000 barriles durante 73 días”. El profesor de la ULPGC observó también que las características elegidas para simular el tipo de petróleo usado por Repsol para estos supuestos “es inventado totalmente y no corresponde con ningún crudo existente en las listas de los programas de simulación de los organismos internacionales”.