X
SUR>

Protección de los nacientes

   
El barranco ha registrado una disminución del canal de agua de los nacientes de Abinque, en el barranco del Infierno. | DA

El barranco ha registrado una disminución del canal de agua de los nacientes de Abinque, en el barranco del Infierno. | DA

JOSÉ L. CONDE | Adeje

El Consejo Insular de Aguas de Tenerife (Ciatf), que preside Jesús Morales, tras los estudios de hidrogeología y evolución del caudal de los nacientes de Abinque, en el barranco del Infierno, ha determinado establecer un Espacio Cautelar de Protección (ECP) de los nacientes para una mejor conservación de este patrimonio natural de la Isla. En este sentido hay que señalar que se ha registrado una tendencia clara de descenso del caudal de los nacientes a lo que se suma una disminución pluviométrica desde los años 40 del siglo pasado.

Según ha informado Jesús Morales, ya en su día la Comunidad de Regantes Heredad de Aguas de Adeje expresó al Ciatf su preocupación por el acusado descenso que han sufrido los caudales de los nacientes de Abinque del Barranco del Infierno, en Adeje. Hay que señalar que estos nacientes, además de ser aprovechados por dicha comunidad forman parte del patrimonio natural de la zona y de la Isla, y están considerados recursos hídricos de especial importancia ecológica por el Gobierno de Canarias desde en el año 2004, lo que les confiere una especial protección.

Por este motivo, la Administración decidió realizar un aforo normativo de los nacientes y planteó en el nuevo Plan Hidrológico Insular de Tenerife (PHT) la necesidad de determinar las características hidrogeológicas de las surgencias, a los efectos de su adecuada protección, por tratarse de recursos hídricos de especial importancia ecológica.

Descenso del caudal
Los nacientes de Abinque constituyen un numeroso grupo de surgencias localizadas en la cuenca del barranco del Infierno, las principales situadas a una cota de entre los 680 y los 715 metros. Para realizar el estudio y sus características hidrogeológicas se ha efectuado una evaluación preliminar de las posibles causas que han provocado el descenso de su caudal.

Los nacientes del barranco tienen una protección especial. | DA

Los nacientes del barranco tienen una protección especial. | DA

Aparte de la biografía y datos históricos de la Comunidad Heredad de Aguas de Adeje, se efectuaron diferentes visitas a los nacientes, algunos de ellos impracticables en la actualidad, por el estado extremadamente peligroso de las veredas.

Los datos históricos de aforos de los nacientes, procedentes en su mayoría de la Comunidad de Regantes Heredad de Aguas de Adeje, se remontan a 1912, pero su número es limitado y se deben interpretar con cautela, ya que se desconoce en qué condiciones se efectuaron.

El CIATF dice que no se podrán realizar nuevos aprovechamientos de agua en la zona

Morales indica que desde 2010 el Ciatf realiza un aforo reglamentario de los nacientes, lo que implica efectuar una medida de los caudales aprovechados con periodicidad trimestral (en enero, abril, julio y octubre). Las mediciones se refieren a la totalidad del agua circulante por el barranco en el punto denominado La Cogedera. Por tanto, en ocasiones parte del caudal aforado no procede de los nacientes, sino de aguas de escorrentía circulantes por el cauce del barranco tras fuertes lluvias, lo que puede haberse repetido en algunos de los aforos históricos.

Tendencia clara
Los datos disponibles señalan, en concordancia con lo recogido en informes previos, una tendencia clara de descenso de caudal que gastan los nacientes en la actualidad. Además del descenso pluviométrico que se haya podido registrar en la zona de recarga de los nacientes desde los años 40 del siglo pasado, la disminución de caudal puede haberse producido por el drenaje, por parte de algunas captaciones de aguas subterráneas de las proximidades, y es por ello necesario ahondar más en el estudio, para poder determinar con mayor exactitud este aspecto.

Sin autorización
Teniendo en cuenta la importancia ecológica de las surgencias y el grado de protección ambiental del que gozan por ley, el Ciatf ha considerado necesario definir provisionalmente un Espacio Cautelar de Protección (ECP) de los nacientes que se alimentan del acuífero general (nacientes de Abinque), con el fin de evitar un incremento en la afección de sus caudales como consecuencia de actividades antrópicas, es decir , originadas por la actividad humana.

Como referencia del Espacio Cautelar de Protección se ha tomado como localización del naciente principal Barranco del Infierno I o Nacientes del Agua con un círculo en planta de 2.000 metros de radio y 300 metros de protección en alzado. En lo que se refiere a los nacientes de la Negra (inventariados como Barranco del Infierno II y Barranco del Infierno III), se considera suficiente, a efectos de evitar su posible afección por nuevos alumbramientos de aguas subterráneas, aplicar el ECP que pueda definirse a partir de su aforo normativo. “Esto significa, y ya se ha hecho, que cualquier obra de captación que se vea afectada por dicho espacio cautelar de protección no podrá recibir autorización alguna, ni tampoco se podrán hacer nuevos aprovechamientos en la zona”, afirma el consejero insular.

A efectos de mejorar el conocimiento hidrogeológico de los nacientes del barranco del Infierno, y en particular de los de Abinque, y del acuífero que los nutre, el Consejo Insular de Aguas desarrollará una segunda fase del estudio, para una mejor determinación y concreción de medidas, que preserven dichos nacientes, además de la ya implantada en el Plan Hidrológico del espacio cautelar de protección.