X
adeje>

Proyecto ALAS, una respuesta a la demanda laboral de discapacitados

   
Una de claves del proyecto es la tutorización de la persona con discapacidad. | DA

Una de claves del proyecto es la tutorización de la persona con discapacidad. | DA

JOSÉ L. CONDE | Adeje

La empresa adejera Limpiezas Domínguez se ha sumado al proyecto de inserción laboral para personas con discapacidad. El proyecto de Acompañamiento Laboral por el Avance Social (ALAS) es la respuesta municipal ante la demanda de aquellas personas con discapacidad que muestran más dificultades para acceder a un empleo. Esta novedosa iniciativa persigue la integración sociolaboral de la persona con discapacidad, creando para ello, un sistema de apoyo que tiene en cuenta todos los aspectos que favorezcan su acceso a un puesto de trabajo.

Para la concejal de Atención a la Discapacidad, Carmen Rosa González Cabrera, “esta iniciativa pretende proporcionar una salida laboral a las personas con discapacidad, pero siempre con el apoyo que se ofrece desde la propia Administración”. En este sentido, la implicación de la empresa Limpiezas Domínguez ha sido, desde el primer momento, muy positiva; de hecho, no han dudado en tomar ventaja y abrir el camino hacia una concepción empresarial solidaria”.

Actualmente, en Limpiezas Domínguez se encuentran trabajando dos personas, Lucián, de 22 años, y Juan Gabriel, de 34. Ambos recibieron la formación y el acompañamiento necesario para su andadura dentro de la empresa, indicó la edil, quien también manifestó que “la aceptación del entorno laboral ha sido tremendamente positiva”. “Por lo tanto, desde el Ayuntamiento agradecemos el apoyo que han mostrado todas las personas que componen el equipo de trabajo de esta empresa y especialmente, a su cabeza visible, que es Elena Domínguez”.

Potenciales
Entretanto, Elena Domínguez, ha asegurado que “formar parte de este proyecto, ha supuesto una iniciativa muy positiva para nuestra empresa, ya que ver el trabajo y el esfuerzo que ponen estos dos chicos en la realización y consecución de las tareas que se le han asignado, hemos descubierto su propio potencial y al mismo tiempo el nuestro”.

Seguidamente, Domínguez reivindicó que “todas las empresas se deberían implicar con el proyecto ALAS. Debemos esforzarnos por tener personas con discapacidad dentro de nuestra plantilla de trabajadores y trabajadoras, porque además de enriquecernos, nos recuerda qué somos y hacia dónde vamos”. En definitiva, sentenció Domínguez, “la empresa debe ser más humana y entender que las personas trabajadoras son el motor de la productividad y, por lo tanto, tenemos que cuidar, fomentar y potenciar a cualquier persona que pueda y tenga ganas de realizar un trabajo”.

Acción municipal
ALAS es un proyecto solidario e importante, que se sitúa dentro del desarrollo de acciones que se promueven desde el Ayuntamiento a favor de las personas con discapacidad. Con esta propuesta, se da un paso más hacia la integración social de este conjunto de la población, que puede y quiere aportar una nueva visión de las cosas. La iniciativa, que fue presentada hace cuatro meses a un grupo de representantes de empresas del municipio, tiene como principal característica contar con personal titulado en la materia, que se encarga de adecuar el perfil del demandante de empleo con el puesto de trabajo. Otra de las claves del proyecto es que el personal titulado realiza durante la primera fase de contratación una tutorización de la persona con discapacidad dentro de su nuevo entorno laboral, facilitando, por una parte, su integración dentro del equipo humano, así como la adquisición de habilidades necesarias para desempeñar las funciones que le sean asignadas. Esta tutorización da al empresariado una cobertura mucho más allá de las ventajas fiscales o de proyección de imagen de las que se va a beneficiar directamente su negocio.

Cambio de mentalidad
González Cabrera ha señalado que hay que ver que “estas personas tienen grandes capacidades, por lo tanto, la sociedad precisa un cambio de pensamiento”. En un primer acercamiento, las personas demandantes de empleo reciben una preparación para la incorporación al mercado laboral, donde el personal del Ayuntamiento elabora un perfil de trabajo, además de informar y orientar.

El segundo paso es la búsqueda activa de trabajo, donde el equipo del Ayuntamiento realiza una prospección del mercado laboral, asesora a la empresa que decida contratar a una persona con discapacidad, realiza un análisis del puesto de trabajo y la compatibilidad que tiene con la futura persona trabajadora.

Posteriormente, el personal cualificado hace el seguimiento de cada candidato. Este punto constituye la evaluación fundamental para el mantenimiento del puesto de trabajo a largo plazo. El último paso consiste en la finalización de la tutorización por parte del Ayuntamiento, siempre en consenso con la empresa contratante y la persona con discapacidad y su entorno familiar.

Entre los principales beneficios para las empresas figuran las ventajas fiscales que presenta la contratación de las personas con discapacidad, la proyección como negocio comprometido con la integración social y la igualdad de oportunidades y el apoyo a la persona empleada.