X
nacional >

El proyecto que marca las pautas de la dirección de las empresas, al Congreso

   

DIARIO DE AVISOS | Madrid

El Consejo de Ministros aprobó ayer la remisión a las Cortes del proyecto de ley por el que se modifica la Ley de Sociedades de Capital, cuyo fin es mejorar el gobierno corporativo de las empresas. La norma presentada por el Ejecutivo el 13 de diciembre incorpora las propuestas de la comisión de expertos en la materia, así como otras recogidas durante el periodo de audiencia pública, destacaron la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, y el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos. Este explicó que las modificaciones afectan “tanto a sociedades cotizadas como a las no cotizadas”, si bien son más estrictas para las segundas. El ministro detalló que la junta general de accionistas será la responsable de la política de remuneraciones, en lugar de los consejos de administración, y que se dará más poder de decisión a los accionistas minoritarios para regular los potenciales conflictos de intereses. La remuneración de los administradores tiene que ser acorde con la situación económica de la empresa y velar por la rentabilidad a medio y largo plazo. Todas las sociedades aprobarán la cuantía máxima de las retribuciones anuales y no se podrá modificar dicha cuantía sin permiso de la junta general.

El ministro precisó que, en las sociedades cotizadas, la política de remuneraciones tendrá que aprobarse por la junta general al menos una vez cada tres años, e incluirá la cuantía máxima de la retribución anual del conjunto de los consejeros, así como la retribución fija anual y los componentes variables de los consejeros ejecutivos. Cualquier modificación tendrá que contar con el visto bueno de los accionistas.

En las sociedades cotizadas se reduce del 5% al 3% el capital social necesario para que los minoritarios puedan ejercer sus derechos. Además, se reduce desde el uno por mil a 1.000 el número máximo de acciones que se pueden exigir para poder asistir a la junta de accionistas.

En relación al consejo de administración, Luis de Guindos indicó que los consejeros de las sociedades cotizadas podrán estar en el cargo cuatro años como máximo frente a los seis actuales. Cuando el cargo de presidente y de consejero ejecutivo recaigan en la misma persona se exigirá que dos tercios del consejo voten a favor.