X
la última (columna)>

La radio – Por Jorge Bethencourt

   

Cuando uno deja de pensar que vive un año más y comienza a sentir que vive un año menos entra en ese territorio melancólico de la madurez que, en la fruta, es el paso previo para caerse del árbol y pudrirse en el suelo. Y en ese peligroso estado, la gente suele tender a decir la verdad. A desnudar las cosas de tanto ramaje y tanto disfraz innecesario.

Las empresas viene y se van. A lo largo de toda una vida profesional, uno termina trabajando en varias empresas por las que se termina sintiendo un afecto diluido por los años. Los trabajos pasan, pero quedan los recuerdos y los compañeros. Porque las empresas no son los números de un código fiscal, ni siquiera las cuentas de resultados. Las empresas son aquellos que con su trabajo y su talento las hacen más grandes y mejores.

En ochenta años de radio, por la antena de Radio Club Tenerife han pasado cientos de voces que se convirtieron en referencias de los ciudadanos de las islas. Ellos son la punta de lanza de un equipo de redactores, técnicos, comerciales, publicistas y administrativos que han sostenido en lo más alto un proyecto de comunicación que un día entró a formar parte de la cadena SER y se aupó a un protagonismo indiscutible en la comunicación en Canarias.

La radio es el directo, lo inmediato, lo cercano. Son voces y sonidos, palabras y músicas, que están por todas partes en nuestra vida. Mi infancia fue una radio que me contaba extrañas historias en el Club de la Ballena Alegre. Y mi trabajo fue también un transistor en la oreja por el que me iba enterando paso a paso de los avatares del frustrado golpe de estado del 23-F o de la riada del 31 de marzo. Son tantos y tanto recuerdos. Tantas y tantas voces.

Radio Club celebra esta semana el ochenta aniversario de la emisora. Muchos de los que deberían celebrar este cumpleaños ya no están. Quedan sus voces grabadas. En la fonoteca de la radio y en la del recuerdo. Rostros de gentes que construyeron la radio de hoy. Gilberto Alemán, Juan Rolo, Paco el Manitas, Antonio Pérez Arnay… Ellos hicieron el presente. Un equipo de gente joven con talento y con ganas hace hoy el mañana. Sus voces serán los recuerdos del futuro. Y la radio seguirá con ellos, porque ellos son la radio.