X
política>

La seguridad jurídica centra los debates sobre la vivienda

   
Manuel Fajardo Palarea, portavoz del grupo parlamentario socialista. | DA

Manuel Fajardo Palarea, portavoz del grupo parlamentario socialista. | DA

DOMINGO NEGRÍN MORENO |Santa Cruz de Tenerife

La ponencia para la reforma de la Ley de Vivienda de 2003 se reunió ayer por primera vez en el Parlamento de Canarias con la cuestión de la seguridad jurídica como bisagra del debate.

Los representantes de los partidos gubernamentales reconocen que, si no se llega a algún tipo de consenso con el PP, en las manos de la principal fuerza de la oposición está que la futura norma antidesahucios sea recurrida o no ante el Tribunal Constitucional, como ya ha ocurrido en Andalucía y Navarra.

De momento se mantienen las 95 enmiendas parciales, tras haber sido rechazada la de la totalidad presentada por el PP. No obstante, se ha avanzado en la voluntad de pactar algún texto transaccional. Orientados por ese espíritu, hubo coincidencia en la necesidad de garantizar el derecho a una vivienda digna.

En declaraciones al DIARIO, Manuel Fajardo (PSOE) invitó al PP a “que ponga en una balanza, siempre dentro de la legalidad, la protección a los bancos y la de los ciudadanos”. El diputado socialista espera que los populares “calculen bien”, porque hay situaciones “interpretables”.

A su juicio, la sensibilidad se debe demostrar sobre todo con las personas. “Los bancos ya fueron rescatados”, enfatizó. Además, añadió Fajardo Palarea, “los valores de tasación que las entidades financieras tienen en sus activos es muy superior al valor real de ahora”. Y no precisamente por la antigüedad o el uso, puntualizó, sino por las “elevadísimas estimaciones”. Deseoso de que el PP recapacite, Fajardo apeló a la responsabilidad a fin de que ninguna familia se quede en la calle por no poder pagar la hipoteca o el alquiler.

El bipartito se mostró receptivo con las sugerencias de Román Rodríguez (NC) para profundizar en la implicación de las administraciones públicas en la solución de los problemas incluso antes de que se genere. Ello se consigue, explicaron por separado Rodríguez y Fajardo, a través de la conciliación sobre la base de una proposición no de ley (PNL) ya aprobada.
Acerca de la expropiación temporal de un piso, el líder de Nueva Canarias descartó su eficacia inmediata y alertó de “conflictos jurídicos dada su complejidad”. En consecuencia, Rodríguez reivindicó la intermediación entre el inquilino y el dueño.