X
el dardo >

Son como niños – Por Leopoldo Fernández

   

Estos políticos nuestros, si no todos sí una parte, se comportan como niños. El espectáculo que han dado en el Senado -y también en el Parlamento canario, con una proposición no de ley calcada de la que antes rechazó la cámara alta- a cuenta de las prospecciones petrolíferas es para llorar, por la endeblez intelectual que han demostrado y la pobreza de unos argumentos carentes del rigor exigible. Un parlamentario debe saber que la Administración no puede ir contra sus propios actos. Y que está obligada a respetar los derechos legítimamente adquiridos por terceros. Si desconoce algo tan elemental, tendría que preocuparse de enriquecer sus conocimientos mediante las oportunas consultas, la solicitud y/estudio de la información adecuada al caso o la realización de las gestiones pertinentes allí donde proceda. ¿Cómo va a paralizar el Gobierno central las prospecciones petrolíferas en el Mediterráneo -o en el Atlántico, en aguas próximas a Canarias, incluso en tierra, si se diera el caso- si no media ninguna violación de la legalidad vigente? ¿En virtud de qué criterio jurídico o al amparo de qué norma va a detener el Ejecutivo español una concesión administrativa que en su tramitación cumple los requisitos exigibles en un Estado de Derecho? ¿No creen los impulsores de tan lamentables iniciativas parlamentarias que si la Administración accediera a su solicitud podría incurrir en el delito de prevaricación? Solamente si Repsol y sus socios quisieran o prestaran su autorización, podría el Gobierno, en su caso, detener la tramitación del expediente que inevitablemente conduce a las prospecciones. Después de la lucha encarnizada que han emprendido el Ejecutivo canario y sus adláteres contra la multinacional petrolera, ¿creen que ésta se prestaría a una componenda de esa naturaleza simplemente para ver si la Administración central es capaz de entenderse con la canaria, la balear y la valenciana a fin de llegar a un acuerdo que se presenta imposible por la obcecación de las comunidades autónomas?

Ahora, además, quien se ha puesto en evidencia es el PP, que en este asunto petrolero mantiene serias contradicciones según la comunidad en que se trate el tema. Las órdenes de Soria o de Rajoy impidieron el acuerdo con el PSOE en el Senado; un acuerdo que por lo demás ni siquiera obligaba al Gobierno a su cumplimiento. Las prospecciones sólo serán parables si el informe de impacto ambiental no cumple los mínimos legales exigibles. Pretender, además, prohibir la búsqueda de petróleo en zonas marinas cercanas a costas turísticas o a lugares protegidos que ni siquiera apoya la UE es otro dislate en ese camino a ninguna parte en que se han embarcado PSOE y CC con la colaboración de un sector del PP balear.