X
opinión >

Un suspenso en democracia – Por Sergio García de la Cruz

   

Es curioso cómo el desencanto que sentimos por la política, y el desengaño que nos producen los políticos se refleja en el momento de acudir a las urnas. Caemos en el escepticismo, todo nos da igual, y nos planteamos para qué votar, al fin y cabo “todos son iguales”, pero, no cabe duda que esto es un grave error y en ambos sentidos, primero porque todos no son iguales y segundo porque el no ir a votar empeora aun más las cosas. Los políticos son tu representación, son tu voz y tu sentir, son el reflejo de lo que desea lo sociedad, por eso es tan importante saber elegir.
El próximo 25 de mayo serán las elecciones europeas, y España será uno más de los 28 países que tendrán que elegir a los 751 miembros del Parlamento de la UE. Tal vez podemos pensar que Bruselas nos queda muy lejos o que no sirve para nada la Unión Europea, y que lo que hacen es empeorar las cosas, es cierto que Ángela Merkel es un escollo para esta unión, máxime cuando su entendimiento con el Reino Unido está por encima de muchas cosas, pero, por ejemplo, la crisis, no es culpa de Europa, la culpa es nacional, muchos de los 28 países tienen pleno empleo.

La Unión Europea da lecciones de democracia a España, la forma en que se toman las decisiones es un ejemplo a seguir. Aquí las enmiendas no tienen valor, las pasan por alto, allá sí. Los partidos políticos no controlan a los eurodiputados, es impensable influenciar en una mayoría de 28 países algo que no ocurre en nuestro sistema, aquí sí funcionan los teléfonos, la disciplina de partido es total: si el cabeza de lista dice A todos deben decir A, tal vez si el voto fuera secreto como en Europa esa fe ciega ya no sería tan ciega. En España nunca se ha rechazado un proyecto de presupuestos, este detalle refleja que esta democracia no es tan democrática. Aquí todos los presidentes del gobierno cuando terminan su mandato ocupan un puesto en grandes empresas, esto en la UE está prohibido, pero, es que además aquí encima siguen cobrando del Estado. Allá hay transparencia aquí oscuridad. Aquí cuando el pueblo reclama una verdadera democracia para España, no miente, en Dinamarca si hay una gran democracia.

Gracias a la Unión Europea hemos conseguido grandes triunfos, victorias que después se atribuye España como suya, esto ocurre con las Directivas que son disposiciones normativas que le vinculan, en ella se establecen unos objetivos y el país es el que debe buscar la manera de hacerlo dentro del plazo estipulado, pues bien, España es de los países más incumplidores de toda Europa y agotan los plazos, incluso muchas veces se incumplen y se le sanciona por ello, aún ahí cuando hacen la transposición la venden como un mérito suyo, porque al fin de al cabo la gran mayoría de las cosas que vienen de la Unión Europea son buenas, otra cosa es que exista una falta de diafanidad sobre lo que nos ofrece de bueno y por el contrario es plena cuando algo es malo, tal vez porque de esta manera se pueden agraciar de ello. A Europa no se le puede dar la espalda.
www.sergiogarciacruz.com